Conciliaciones

Continúan las conciliaciones en estos días turbulentos para el gobierno. Esta vez le tocó a las favoritas del ensañamiento presidencial que son las Fuerzas Armadas (¿será que se habrán dado cuenta de que si tienen que atacar a los Estados Unidos necesitarán Fuerzas Armadas y que los montoneros están un poco viejos?).

En este caso conciliación quiso decir retrotraerse a las disquisiciones que más de veinte años atrás hacía Raúl Alfonsin, para quién al menos había militares buenos y militares malos. Los buenos eran los que tenían que delatar a los malos, y los malos eran los que habían hecho lo que los buenos, al menos, habían tolerado.

La señora veinticuatro años después vino a mejorar un poco su relación con las Fuerzas Armadas a costa de volver casi a la posición de Alfonsín cuando les habló a los nuevos egresados del Colegio Militar ayer. La división ahora es distinta, se trata de los jóvenes contra los viejos. Pero esta vez el mensaje tiene que ver con la debilidad en que se encuentra el gobierno en su elegida lucha con Estados Unidos para tapar sus chanchullos.

Faltaría una óptica liberal en este asunto. No hay buenos hi hay malos. Hay acciones de gente con y sin uniforme que merece castigo y si la idea es la eliminación de la prescripción como concepto, eso debe valer para todo el mundo. Lo primero que habría que condenar para entendernos todos es el intento de tomar el poder por las armas y la metodología terrorista de las organizaciones con las que se identifica el gobierno (lo que hace que de ese lado todos sean condenables y si no tenemos prescripción de por vida).

Pero no perdamos el tiempo con las cuestiones de fondo porque de lo que se trata es de cerrar frentes en el oficialismo y este gesto insuficiente debe ser tomado por ahora como algo circunstancial.

¿Se acuerdan que Alberto Fernández y K dijeron “nosotros lo descubrimos”?

Ya se sabe que don Antonini Wilson, el cantor de la Florida, estuvo en la Casa de Gobierno después de haber sido descubierto por una vista de aduana con la valija de Chávez. A este dato que tira al piso una de las falsedades sostenidas por el oficialismo para poner el foco en una conspiración anti-Cristina, se le suma también que por haber dado a conocer la noticia al periodista de TN Norberto Dupesso, le fue revocada su acreditación en el Aeropuerto de Ezeiza después de 27 años de labor periodística en ese lugar.

Cómo es la cosa don Albert ¿Ustedes lo descubren, lo invitan a tomar café en la Casa Rosada y castigan a quién hizo pública la noticia?

La única conspiración está en Balcarce 50 y es bastante estúpida.

Tweety informa

Cable de Tweety de las 14.50:

“Jefe, tengo una novedad. Perdone que haya dejado pasar tanto tiempo pero usted también está atrasado con mi ración de alpiste.

La cosa es así: Están negociando el gobierno y el fiscal Mulvihill. Quieren acordar que va a ocurrir si ellos llegan a pedir la extradición de Cristina (la señora). En principio Mulvihill no tendría problema en concederle el arresto domiciliario en el lugar que pidió la number one, que es en el shopping de Bar Harbor…. (es un chiste). Cambio y fuera”.

Respuesta a Tweety de las 14.51: Tweety, ESTAS DESPEDIDO.

Encuesta: ¿Qué le dijo Kirchner a Antonini Wilson en la Casa Rosada?

Monner Sanz lo había denunciado y ahora la misma Victoria Bereziuk lo ratificó. Antonini Wilson, “el prófugo” como lo llama el señor primer damo, estuvo en la Casa Rosada un par de días después de ser descubierto con su carga de dólares bolivarianos.

Esta encuesta busca dilucidar cómo lo recibió mister ex president al gordo. Cuáles fueron sus primeras palabras al verlo.

{democracy:2}

Cristinología de la revista Hola

Le faltan fotos de la señora tirada en algún sillón de su residencia a la nota del cristinólogo don Joaquín Morales Solá que para alargarla a su extensión habitual se ve hizo un gran esfuerzo. Se resume así: “Cristina es distinta, se reunió con Bergoglio en la segunda semana de su mandato, mientras su antecesor y marido no lo hizo jamás”.

La conclusión es un poco ingenua porque se ve que Morales Solá se ha comprado al personaje que la señora quiso vender que se parece mucho al hombre fuerte que quería ser de la Rúa cuando se paseaba en un spot con policías con caras de malos (la señora prefiere los reyes, y no tiene problema en que sean ficticios como se ve en la foto).

Un análisis político de este acercamiento a la iglesia sería menos generoso pero explicaría mejor lo que está ocurriendo. Se llama “cerrar frentes”, empezando por los que son al pedo como este con Bergoglio que don K abrió para mostrarle a su Rasputín don Horacio Verbisky lo buen montonero que es.

Y los frentes se cierran porque ya no se pueden bancar, en menos de quince días, todos los nuevos que se han abierto con los Estados Unidos, con la justicia norteamericana (que no es lo mismo y si los puede dañar) y con Moyano al que han hecho uno de los dueños más importantes del páis. Con el grado de obsecuencia que consigue (pensemos cuanto político estuvo dispuesto a dejar su dignidad pisoteada en el piso para votar la hiper pelotuda resolución contra Estados Unidos ayer, y hasta dar discursos para sostenerlo) al kirchnerismo ya no le alcanza. Hasta tuvieron que utilizar ya el último recurso que es recostarse en la retórica psicótica del jefe que saben que tiene efectos secundarios terribles sobre la autoridad presidencial.

Además de esclavos los kirchner están incorporando amigos o al menos adversarios no hostiles con los que puedan conversar y ese es el dato más novedoso de este momento.

Repercusiones de las declaraciones del primer damo en Miami

En la televisión de Miami el escándalo que involucra al los gobiernos de Argentina y Venezuela tiene más espacio que acá donde se trata el tema en noticieros como si se tratara de un problema en Singapur.

La siguiente es una cobertura del canal 8 muy completa. Las repercusiones de las declaraciones desafiantes del primer damo don Néstor K llegaron con tal fuerza que casi el 60% de los televidentes de éste programa piensan que la Argentina está a punto de romper relaciones con Estados Unidos.

Sugerencia para el Departamento de Estado: Esto se arregla con guita.

Una ayuda para el fiscal Thomas Mulvihill

De manera indirecta el fiscal adjunto Thomas Mulvihill nos está haciendo el enorme favor de investigar los pagos hechos por un gobierno extranjero al nuestro que explican la sumisión y “lealtad” hacia Hugo Chavez con la que los kirchner manejan los asuntos a su cargo.

Algún día habrá que ponerle su nombre a una calle. Tal vez a Juan Domingo Perón.

Una ayuda para su investigación. Hace unos meses La Nación descubrió que “el prófugo” como llama al correo del dictador venezolano nuestro Néstor Kirchner, contaba con los servicios de PDVSA para hacer reservas de hotel en Montevideo. Capaz que PDVSA también es parte de la CIA.

No lo tiene claro

El próximo embajador argentino ante los Estados Unidos, don Héctor Timerman, sigue el guión de la comedia oficial respecto al supuesto complot del gobierno de Bush para que venezolanos de Chávez y argentinos de Kirchner fueran sorprendidos traficando dinero sin declarar ni justificar.

Cuándo le preguntaron por qué Estados Unidos haría tal cosa (en vez de empezar por el principio, es decir preguntando de dónde sacó eso, por no decir cómo lo puede probar), don Héctor contestó que no lo tenía claro. Eso si, estimó, por vía de alguna revelación divina o kirchnerista que para el futuro embajador deben producir un efecto parecido, que el complot partía del departamento de justicia y “las agencias de inteligencia”.

Seguro incluye a Control, dados los vínculos del kirchnerismo con la gente de Kaos.

Más allá del sentido del humor de nuestros compatriotas, el hecho es que en la Florida más que estimaciones y afirmaciones que no se tienen claras hay una investigación (que es algo parecido a una conspiración, lo que pasa es que es a la luz del día y con fines legales, no ilegales). Un fiscal, testigos, grabaciones y todo se realiza mediante un procedimiento legal al que la Argentina decidió descalificar y no aportar nada.

En cambio en la Argentina procedimiento legal respecto del complot no hay ninguno. El gobierno no ha hecho ninguna presentación en Tribunales que indique que hubo, con la llegada de don Wilson, un operativo ilegal de un gobierno extranjero para involucrarlos en cosas feas que sabemos que no se compadecen mucho con las invocadas “convicciones” presidenciales, ni sus amonestaciones a la “gente con pasado”, menos con la “construcción de un mundo mejor”, ni siquiera con la “más humilde” meta de hacer “un país mejor”.

Ni un solo papel, ni siquiera una actuación administrativa, en el que los kirchner y los fernández describan como el gobierno norteamericano se ocupa de ellos para que se les atraganten los canapés en los copetines con Chávez.

No es que el gobierno no ha intentado probar el complot, ni ha mencionado elementos que permitan considerarlo con seriedad. Ni siquiera lo ha denunciado. No parecen creer mucho en sus propias teorías conspirativas ¿no?

A la señora no le gustan las operaciones políticas sucias

Todos interpretan que con su mensaje contra las operaciones políticas sucias la señora presidente está atacando nuevamente a los Estados Unidos por haber permitido que los fiscales de ese país descubrieran las actividades de agentes venezolanos que terminaran revelando el destino del la valija de Antonini Wilson (que dudamos mucho que fuera de él). Lo dijo hoy en la reunión del Mercosur.

¿Pero por qué pensar mal si podemos pensar bien? A mi me parece que se trata de una forma de autocrítica, quizás hasta de una manera de diferenciarse de su marido y antecesor. De hecho mandar a comprar a un testigo y amenazar a sus hijas es de las operaciones políticas más sucias que puede haber.

Pensemos la cantidad de operaciones de este estilo que caracterizan esta era de revisionismo postnoventista para poder darle a las palabras de la señora presidente su justo valor. Operaciones políticas sucias (o “basura”)

1. La compra de Borocotó

2. Los carpetazos

3. La destitución de la Corte

4. La destitución de Tiscornia

5. La campaña contra Enrique Olivera

6. El apriete a empresarios. Por nombrar uno a Shell

7. Las amenazas de Guillermo Moreno

8. Las operaciones contra el presidente de la Cámara de Casación

9. La operación contra Julio Nudler

10. Las múltiples operaciones de “el perro” Verbitsky. Contra Bergoglio por nombrar una.

En fin, no quiero aburrir. Si me ayudan podemos completar esta lista que demostraría que lo de la señora K es una “autocrítica”. No puede ser que llame operación a una investigación judicial pública.

Además la critican a nuestra presidente por gastar mucho en ropa. Ni comparación con lo desmedido que es don Hugo Chávez a la hora de salir de compras.