Estoy tratando de determinar a qué me hace acordar la idea de la señora presidente electa de que por la vía de no promulgar la ley de emergencia económica dejando así que se promulgue de modo automático, no incurre en contradicción respecto de su oposición a esa ley cuando los presidentes eran otros. Algo solo un poco más ridículo que lo que hizo durante los tiempos de mando de su marido cuando el recurso fue no presentarse en el recinto como comenté ayer.

No se si se parece a Isabel Sarli diciendo “haga de mi lo que quiera” o al gato Silvestre (no el admirador de K que trabaja con Bonelli sino al verdadero) poniendo cara de inocente frente a la abuelita dulce mientras una pluma del canario se deja ver entre sus labios (lo que provocará de la anciana el conocido “escupe, escupe, escupe”).

De lo que estoy seguro es de que no es normal y de que hay que estar bastante encerrado en palacio o ser muy infantil para creer que esa hipocresía se parece a una actitud ética. Si de verdad piensa decir después de esto “yo siempre me opuse a las leyes de emergencia económica” más vale que llamemos a la ambulancia.

PD: Creo que se parecería a de la Rúa diciendo “Yo las valijas para los senadores no las llevo, que las lleve otro; tengo principios”.

Categories:

6 Responses

  1. Benegas, creo que me quedo con la imagen del gato Silvestre haciendose el dobolu, con las plumas del canario entre los labios y la abuelita dandole con el paraguas. Creo qLos pinta de cuerpo entero a los KK y al grupo cómico “Los Fernandez”.

  2. Tenga la firma o no la ley se promulgo en su mandato. Es lo mismo.
    Igual no creo que la perjudique en nada. Este gobierno demostro que no paga ningun costo politico y no lo va a pagar hasta que tengamos otra crisis economica.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: