Manuel Solanet escribe en Nueva Provincia un artículo que vi en Urgente 24 en el que narra dos episodios que son moneda corriente en esta actualidad de felpudismo general. En este caso del sector empresario. Señala bien que no debe hacerse moralina con eso, pero si se debe entender que este es uno de los prinicpales puntos de la agenda de cualquier proyecto opositor. La cobardía empresaria deja sin vanguardia y sin dinero a cualquier alternativa y se convierte en un elemento de retroalimentación del autoritarismo como sólo se ha visto en la Alemania Nazi.

Recordemos que nos pareció sorprendente que en la reunión de IDEA, donde en la década del noventa se daban el lujo de hacer encuentros sobre falta de “seguridad jurídica”, se deslizaran algunas críticas a algo, después de admitir que Guillermo Moreno se entrometiera en la elección de los panelistas y las ponencias. A nuestros empresarios el gobierno les toca el culo en público, ni siquiera en privado, y ellos ponen cara de agradecimiento.

Creo que ya ni hace falta responder al viejo artilugio de esta gente para zafar de la crítica: “no podemos hacer nada, lo nuestro no es la política”. Lo dejo pasar por alto porque ya han llegado a tal grado de locura con su genuflexión que dudo que se atrevan a seguir diciendo algo así.

El asunto es que la oposición necesita que estos cobardes se comporten como hombres. Algo que ocurre con mayor facilidad entre las mujeres por cierto. Me imagino que si Albamonte estuviera en carrera organizaría una suelta de gallinas en una de estas comidas de chupamedias. Un espejo les vendría bien para temerle más a eso en lo que se están convirtiendo.

Categories:

24 Responses

  1. Si, este punto es fundamental. Ademas de que los que tienen mas poder si se alinean al gobierno laburan mejor que nadie. Traidores a la patria. No digo que sea facil, y te podes fundir si te paras contra estos satrapas, pero la verdad que veo el despelote en Bolivia por la reforma constitucional y me da una cierta envidia, me doy cuenta de que los argentinos en comparacion tenemos agua en las venas.
    Personalmente, vengo de una flia que tuvo una empresa vial muy importante en una provincia de las menos aventajadas, en el 53 no le quiso aportar a la fundacion Eva Peron y le cortaron el gasoil hasta que la empresa en cuestion desapareció. No es facil, pero fue siempre igual y sin huevos aca no vamos a lograr nada nuevo.

  2. Este es un tema conectado con el fenómeno sociólogico de las espirales de silencio y el cuentito del rey desnudo,

    barreras de temor que se pueden superar hoy en día con los avances tecnológicos de la comunicación,

    que proveen la respuesta al pánico al:

    yo voy al frente pero “No me dejen solo”

    situación que se resuelve a través de la

    Coordinación
    y
    Sincronización

  3. Es cierto lo de Albamonte, tenía cada ocurrencia, me acuerdo que yo era chico y vi por TV cuando apareció montado a un elefante que simbolizaba al estado hipertrofiado del alfonsinismo, lástima que fue absorbido y luego disuelto por el menemismo. Yo en vez de gallinas soltaría un nido de cucarachas, un animal mas acorde al empresariado vernáculo.

  4. A los grandes “empresarios” les está yendo bien, aún con retenciones y Moreno en el medio. El gran tema es que no son verdaderos “empresarios”, sino “estatarios”: su funcionamiento depende de un Estado que les brinde un peso devaluado, protección de la competencia externa y/o monopolios, entre otras prebendas.

    Esto tiene un resultado claro: poca gente más rica, mucha gente más pobre.

    Por eso, la idea de Escudé de la necesidad de cierto tinte populista para ganar elecciones no me parece tan equivocada. Si siguen jodiendo con el cortoplacismo, en unos años vamos a tener a un Chávez local.

  5. Bah, Solanet… yo anticipé esto ya en un comment perdido por ahí en NMP… no podemos contar con un Galt de entre los empresarios… prefieren arreglar para mantener su kintita de privilegios a costa de los consumidores… un empresario ya establecido es más amigo del nacional socialismo que del liberalismo clásico o neo como les hacen creer a los giles… el único precio a pagar será cumplir su rol maso en la relación sado-maso con el gobierno de turno… lamer el guante en público y listo, a disfrutar de la casita de punta.

  6. No hace mucho tiempo – tal vez un mes- via Neustad en el programa de Marcelo Longobardi. Recuerdo que dijo,más o menos, así:

    “Hace muchos años yo creía que los culpables de la situación argentina, eran los dirigentes gremiales; después pensé que eran los políticos; más tarde creí que eran los militares; luego, pensé en los periodistas. Hoy me doy cuenta cabal: los verdaderos culpables son los empresarios…que sólo saben ser genuflexos ante el poder por temor a perder privilegios”

    El encuentro de IDEA y el comportamiento del empresariado argentino en general, pareciera darle la razón

  7. Sin embargo hay una esperanza

    Así como la creciente presión fiscal hace que aumente el premio por evadir.

    El predominio del felpudismo hace que aumente el premio del protagonismo y la fama al primer rebelde.

    Y no olvidemos que la fama tiene un atractivo especial.

  8. No será que a los grandes empresarios no les va tan mal con Kirchner?
    No será que gracias esta política estos empresarios se aseguran que no tendrán nueva competencia, ni nacional ni extranjera?
    No será que gracias a esto las PyMEs no pueden crecer y ellos, si bien podrían ganar mucho más, por lo menos se aseguran su existencia?
    Digo… quizás no son ellos los aliados que necesitamos, sino el que pone un almacén y le cobran 5 lucas por poner un cartel…

  9. La escencia de un empresario es ganar plata, el personaje sabe que si pone avisos en determinados programas, u opina en contra publicamente, està crucificado junto a su familia. Moyano le hace paro, Santamarina, le hace pis en la puerta etc etc. Realmente la “culpa” es del empresario? o es de la gente que elige semajante porqueria para gobernar? Por favor me contesta alguien?

  10. Coincido con lo expresado por Neustadt que cita Ricardo. Si los que poseen, adminsitran y/o crean la riqueza no ponen limites y se dejan avasallar por los parasitos que viven del trabajo de ellos no hacen nada por impedirlo, menos podemos hacer nosotros .
    A veces me siento un tremendo pelotudo tratando de hacerle entender a la gente hacia donde nos lleva la predica de expansión de la miseria, del saqueo, la violencia y de la violación(siempre convenientemente camufladas de politicas sociales) ya que los que son objeto del saqueo en mayor parte no solo no dicen nada sino que esbozan una sonrisa complice cuando los empalan como si realmente sintieran placer por lo que les toca .
    No obstante creo que a la larga la falta de incentivos a la formación de capital (via todo tipo de increibles u obvios , simples o complicados, explcitos o implicitos mecanismos de saqueo y violación) tendra consecuencias para todos, seamos empresarios o no, por que al vivir bajo el egido de un gobierno de fascinerosos y ladrones solo prosperarán los mas inmorales y los que tengan menos pruritos a la hora de violar al projimo.

    Este es el legado de las decadas de populismo: miseria, violencia y barbarie (al igual que en la España del CId) en donde solo algunos pocos disfrutarán de los bienes del saqueo mientras el resto mirara impotente por la ventana la gran vida de la “dirigencia” (eufemismos para referirse a los participes de la banda).

    Y es por esto que estos eternos cortesanos del poder no deben ser llamados empresarios ni mucho menos ya que lejos de construir, crear y trabajar solo buscan su enriquecimiento personal (que no tiene nada malo en si mismo) pero lo que si es excecrable es que ese enriquecimiento es a costa del trabajo ajeno que no es otra cosa que la insitucionalización de la esclavitud (por medios mas sutiles, como protecciones cambiarias, subsidios que son pagados con nuestros impuestos, monopolios etc.) y eso si merece todo nuestro repudio y excecración . En el mejor de los casos esta claque de cortesanos solo son complices de la carroña economica que deja el gobierno a paso (lo de Atila era más honesto ya que no ocultaba su deseo de depreadión y arreigaba su vida en el intento aca estos juegan con el patrimonio de otro).

    Lo grave es que incluso, y a mi me consta, en una de la autodenominada “prestigiosa” escuela de negocio con sede en zona norte, se disemina esta doctrina de sumisión pasiva al poder de turno (sin importar lo que este hace con el), como un imperativo moral de los empresarios para con la supervivencia de la empresa (y de las fuentes de trabajo que esta crea), considerando a esta “situación” como un dado metafisico y no como una situación crada precisamente por la desidia con que ellos defienden la riqueza que supuestamente estan creando.La realidad es que en el mejor de los casos solo están contribuyendo exactamente a lo contrario de lo que predican, a la instauración del barbarismo, la violencia, la coacción y el saqueo como medio de obtención de la riqueza, en vez de satisfacer las necesidades reales de los consumidores (que solo se expresa mediante el acto de decidir adquirir o no algo y no mediante supeustos filosoficos o complicadisimas ecuaciones diferenciales) que es lo que se supone que tienen que hacer.
    Por esto creo que el tema es grave por que si en los lugares en donde se entrenan los empresarios y ejecutivos solo se les enseña a obedecer y a agacharse la tarea de reclutar “revolucionarios” será mucho mas ardua.

  11. Yo te contesto Teresa. Todos estamos para ganar plata, no los empresarios.

    Pareciera que son otros los que tienen que frenar al poder, pero es un problema de todos frenar al poder.

    Todos lo tenemos que hacer para ganar plata tal vez u otros bienes sin precio monetario. DA igual. Entonces no hay ninguna distinción entre los empresarios y el resto, con la diferencia que los empresarios tienen mayor “responsabilidad” en sentido estricto. Es decir como “habilidad para dar respuesta”, medios, económicos y políticos. El problema es que están pensando en otra cosa.

    Por desgracia la tesis esta de “ellos no pueden hacer nada” la sostienen otros clientelistas que les dan esta versión victimizadora de los empresarios para sacarles guita para no hacer nada y es bastante exitosa porque muchos la repiten.

    Cuando proponemos, sin medios, que el poder debe limitarse buscamos el mayor lucro posible de todos sostenible en el largo plazo. Cuando los empresarios salen con la escusa de que su función es ganar plata, como si la nuestra fuera perderla, en realidad están buscando algún curro con el gobierno mientras se presentan como víctimas. No hacen nada porque son cómplices.

    Pero si quieren acomodarse, al menos que no sean cagones. Si su función es ganar plata, entonces tampoco tienen que trabajar para ayudar políticamente al kirchnerismo. En ultima instancia, si me compro esta versión de las cosas, creo que hay que empezar a mostrarles los dientes y pedir que les aumenten los impuestos, las regulaciones y los expropien. Nuestra función es pasarla bien y así la pasaríamos bomba.

  12. Estimado José
    Creo que de nada vale poner la responsabilidad afuera, en el otro. No existe nadie más pragmático -o debiéramos llamarlo adaptativo o con posibilidad de serlo- que un empresario.

    El régimen les provee a los empresarios amigos y socios la libertad del zorro en el gallinero. Así planteada la situación o somos zorros o somos gallinas. Esa es la elección. Todo lo demás es retórica.

    Yo diría que mientras los chinos y los indios sean demandantes de materias primas no esperemos grandes cambios favorables a la libertad. Si no lo vieron los que sucedieron a la generación del ’80 con la bonanza que esa concepción produjo y terminó con el golpe del ’30. No lo esperemos de estos analfabestias.

    Hay que mejorar la oferta liberal con productos concretos y palpables para el gran público de lo contrario estamos al horno por un buen rato.

    Esto también lo dijo Ayn Rand:
    “Una práctica sin teoría es ciega pero una teoría sin práctica es sólo un ejercicio intelectual”

    Muy inteligentes tus preguntas y respuestas al ambientalista, a la diputrucha del FPV que proponía la OS para mascotas y a Recalde.

    Hay mucho trabajo por delante. Y no estoy hablando de altruísmo.

  13. Los empresarios argentinos siempre tuvieron ese toque mercantilista y han preferido obtener regalías por parte del gobierno de turno, ya sea democrático o dictatorial, pero lo importante es obtener el queso del Estado.
    Por eso, cada vez que un gobierno aplica políticas que favorecen la competitividad, los empresarios cierran sus plantas, sobre todo se ve en los industriales.
    Un profesor en la universidad decía, en relación al tema, que los empresarios argentinos(principalmente los industriales), no tienen mentalidad de un capitalista sino de un estanciero. Y la verdad que tenía razón.

  14. Este tema de los empresarios ya fue discutido varias veces en este blog. Yo tiendo a estar más de acuerdo con Teresa. El empresario hace lo que le parece, tal vez hasta está de acuerdo con esta política, la mayoría de ellos son peronistas, y quizás durante mucho tiempo tuvieron las fábricas paradas y ahora trabajan a full, no seamos tan ingenuos de creer que son todos liberales y partidarios la libre competencia. La gran mayoría hace lo que cree que es su negocio, y si en algún momento la situación cambia, le echarán la culpa a quien haya hecho el ajuste.

  15. Lobel, los empresarios en general no son liberales ni partidarios de la libre competencia, esto no viene de ahora ya que hasta Adam Smith lo decía. Ellos prefieren monopolizar el mercado anulando la libre competencia por medio de regalías del Estado.
    En fin, son la misma calaña que los políticos.

  16. No se trata de que sean liberales Lobel. No lo son. Sino que en lugar de opinar lo que de verdad opinan arrugan y le hacen la venia al gobierno, no en defensa de sus empresas.

  17. Creo que esta frase del bueno de Milton Friedman explica un poco el comportamiento del empresariado:

    “Los dos principales enemigos de la sociedad libre o de la libre empresa son los intelectuales, por un lado, y los hombres de negocio por el otro, y por motivos opuestos. Todo intelectual cree en la libertad para sí mismo, pero se opone a la libertad de los demás. Cree que debería haber una oficina de planificación central que establezca las prioridades sociales. El empresario es justo lo contrario. Todo empresario está a favor de la libertad de todos los demás, pero cuando se trata de él la cuestión cambia. Él es siempre el caso especial. Él debería tener privilegios específicos del Gobierno: una aduana, esto, aquello…”

    No pongamos el carro delante del caballo. El capitalismo liberal, es decir la libertad, es beneficiosa para el hombre común. El principal beneficiado del libre comercio es el consumidor. Hasta que muchos no se convenzan de esto estamos al horno, como dicen hoy los chicos.

  18. José, no se que es lo que realmente opinan los empresarios. Tal vez vos tenés oportunidad de hablar con grandes empresarios de este país que opinan una cosa i dicen otra. Yo tengo contacto con muchos pequeños y medianos empresarios (yo los llamo empresarios quizás son solo bolicheros) y a la mayoría lo único que les importa es que ahora trabajan mas que antes, la gran mayoría son peronistas y te dicen que el gran demonio fue Menem y absolutamente ninguno sabe quien fue Friedrich A. von Hayek, Ludwig von Mises, ni tienen la menor idea de que es la escuela austrica de economía y mucho menos quien fue Ayn Rand. Ni se dan cuenta de que el gobierno viola constantemente las instituciones. Y cuando se quejan no es porque quieren más libertad sino que quieren más protección.

  19. Lobel, no son solamente los bolicheros, sino los empresarios en general(y muy particularmente los industriales). Dicen que Menem fué el demonio porque con el dolar barato se fomentaba la competitividad y al ser ellos ineficientes historicamente la mayoría vendieron sus fábricas.
    Sin embargo, en la actualidad Brasil aunque tenga un tipo de cambio flotante, también tiene un dolar barato en relación a su propia moneda y sin embargo ningún empresario vendió sus fábricas, por ende, ninguna fábrica cerró. La diferencia está dada en que los empresarios brasileros(no digo que sean brillantes) tienen algo que los empresarios argentinos no tienen: mentalidad capitalista.

  20. El empresario argentino le tiene tanto miedo a la competencia como el ciudadano argentino a la libertad.

    Por dios que frase me mande. Citenme si la copian en sus blogs.

    Igual yo me pregunto. Si el Estado quiere mas estado. Si los empresarios quieren mas Estado (cuando los ayuda). Y si el ciudadano promedio quiere mas Estado para que le solucione sus problemas sin tener que esforzarse. Como salimos de esta?

    Como reinstauras la cultura del trabajo y el esfuerzo en una sociedad como la nuestra?

  21. Voté a Macri para llevarle la contra a estos sinvergûenzas.

    Cuando ganó y habló junto a Micheti, me emocioné. No me arrepiento -por mí- de haberlo hecho.

    Ahora me entero que aún sin haber asumido está, probablemente, entregando a estos malvivientes -a cambio de dinero x supuesto(u$s12M)- los fondos que genera el juego de la Ciudad de Bs.As.. No denunció el convenio con los concesionarios que vencía el 31 de Octubre, aunque así se lo hicieron saber Gil Lavedra y otros. Ni habló públicamente del tema. En realidad no habló de casi nada.

    De ser ésto cierto y siendo él un supuesto representante de “la nueva política” ¿Qué podemos esperar?

    Empresario, con posibilidad de ser una alternativa a esta lacra y… ¿Ya con pecado original?…

    Recomiendo otra película: “Leones por corderos”, Es sobre políticos y acción política. Esperaba un panfleto pero me sorprendió. Muy relacionada con todo ésto.

    Lo importante es no perder el entusiasmo y accionar positiva y políticamente. Por lo menos sentir al fin del día que “hicimos algo” para cambiar esta situación.

    Entender que estos malparidos van por nuestro entusiasmo. No sólo quieren la plata, el poder que da la plata, quieren sacarnos también las ganas de hacer cosas. Son nihilistas y sólo pueden llevarnos a la nada.

    Si los dejamos.

  22. El tema es que aca hay una inmoralidad galopante. Los que de un “gremio” son los mas pesados deberian defender a sus pares menos poderosos pero prefieren jugar plegandose al poder para facilitarse la vida. No me parece tan diabolico, porque estamos en un pais que nunca salió de eso, no es que haya funcionado como Suiza y despues todos nos corrompimos. Pero si un tipo que es una figura pesada de un rubro productivo prefiere hacerle el juego al gobierno y abandonar los intereses de sus sector a la buena de Dios o perjudicarlos abiertamente (pasa permanentemente) es un terrible inmoral y eso habría que decirlo (no safa ningun gremialista, eso es obvio).

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: