El vocabulario ha incorporado de tal modo las falacias marxistas que todavía se relaciona la ausencia de prosperidad, la pobreza, en general comparativa respecto de la riqueza con “un problema social”. Y cuando se habla de asistencialismo se hace referencia a “política social”. Carlos Rodríguez Braun escribió sobre la afirmación de Carlos Fuentes hecha acá en Buenos Aires respecto “Si no se resuelve ese problema social, y pronto, de parte de las democracias, van a tener graves problemas. La promesa social de la democracia no está cumplida”.

Lo que no entienden los socialistas es que no hay nada más cumplido en Latinoamerica que “la promesa social” y es por eso que la democracia peligra y la pobreza crece a la vez que algunos cercanos a los cumplidores se enriquecen. Lo que le falta a estas democracias es asumir la falacia del reparto y de la lucha de clases como tal. Mientras sigan viendo la realidad con esas anteojeras seguirán pensando que el problema son los mentirosos cuando la tragedia la representan los sinceros.

Categories:

Tags:

14 Responses

  1. El punto central de la política populista y de izquierda latinoamericanas es establecer en el ideario general una relación de causa/consecuencia entre la riqueza de unos y la pobreza de otros. Una vez que esto se logra, todo el resto se configura automáticamente. No les hace mella que desde siempre mucha gente haya logrado vivir en la “pobreza” (lo pongo entre comillas porque a los estándares actuales en la época precolombina los indios ya vivían en la pobreza, pero no se a quien se podía culpar de eso) sin influencia o explotación de nadie.
    La consecuencia del pensamiento de “consciencia social”, es obviamente que si quedas colgado solo en una isla desierta y lograste a través de arduo laburo vivir bien alimentado y protegido, si aparece otro naufrago que no tiene ganas de laburar lo vas a tener que alimentar y vestir vos, asi que mas te vale hacer como Tom Hanks y empezar a liar algún tipo de embarcación en cuanto lo veas aparecer flotando en el horizonte, y o lo fletas a él o te las tomas vos porque sino vas a terminar siendo el gil del cuento por el resto de tu vida.

  2. El poder es muy tentador. Esto ha sido el eterno problema político. La historia está repleta de ejemplos, pero es más tentador cuando es altamene remunerado. Agravan el problema, que al ser electivos los funcionarios, los malvivientes se ven muy tentados a conseguir el poder vendiendole ilusiones a la gente ignorante. La democracia no es votar, sino respetar los derechos individuales; libertad y democracia siempre van juntas.
    El grave error cometido por la mayoría del pueblo y de los políticos, es creer que algo es democrático porque se ha decidido por votación, sin tener en cuenta los derechos de la minoría, y desconociendo cualquier límite al poder de las mayorías.

    En Argentina, Venezuela, Ecuador o Bolivia, no existe la democracia, mucho menos existe la “Republica”. Lo que existe es una demagogia, en estos países, es decir el gobierno de la “chusma”, para la “Chusma”.

    El artículo de Libertad Digital creo que tiene un error que no tiene importancia. Carlos Rodriguez Braun no es mexicano sino argentino.

  3. José, la real interpretación del posfijo “social” surge cuando se lo convierte en prefijo negativo.
    Veamos:
    Justicia “social” = obrar con arbitrio opuesto a la justicia.
    Conciencia “social” = inconcientemente ser funcional a los intereses de un grupo.
    Protesta “social” = manifestación que perjudica a la sociedad en vez de a los supuestos destinatarios.
    Sensibilidad “social” = perder la sensibilidad hacia los que producen, en función de los que no producen nada.
    Problema “social” = Planteo de un pequeño grupo que quiere vivir “de arriba”.

  4. Hay otra falacia clave que impulsa la vision marxista del reparto. Hablan de reparto como si el dinero que se gastara todos los dias fuera riqueza que todos los ricos (de m…) tienen abajo de sus colchones improductivamente. Eso hace que sea aceptable, por ejemplo, ponerle retenciones groseras al campo. La realidad, que cualquiera que sepa un poco de economia sabe, es que casi nadie vive de la riqueza, lo que se gasta es lo que se produce, todos los dias se gasta lo que todos los dias se produce. La politica de reparto lo que hace es al final del dia pagarle a otra persona por horas de laburo que laburaste vos.
    Nestor, la tierra no se come.

  5. Es simple y fundamental es comentario 2 de Roark.
    Democracia no significa sólamente poner el voto en la urna. computadora o lo que sea sino también el respeto por los derechos individuales, la propiedad privada, la libertad de expresión, de ascociación, de prensa, etc. Para los liberales clásicos, en primer lugar la sociedad debe tener una mentalidad abierta y aceptar las virtudes de la propiedad privada, derechos indiciduales, libre comercio, y recién después se logrará el objetivo de la democracia en donde todos los ciudadanos con conciencia de estas virtudes podrán elegir a sus representantes que canalizaría mejor estos requerimientos.
    En cambio, cuando no existen estas cuestiones inmersas en el seno de una sociedad la gente elije a los candidatos que le den propuestas irrealizables y a corto plazo, y el populismo es una presa fácil.

  6. Como no le puede ser desconocida al progresismo la abundante experiencia del fracaso de las políticas sociales basadas en la utópica redistribución, la pregunta es:

    ¿Que los lleva a pensar que no fracasarán por enésima vez?.

    No cabe duda que la ideología puede enceguecer aún a personas con cierta formación intelectual.

  7. Cuando las ideologìas tiñen las ecuaciones pràcticas, estamos jodidos.

    Y estamos jodidos en latinoamèrica, desde ideologìas de la Iglesia, ideologìas populistas desde el viejo fscismo (ej Peròn), ideologìas socio-zurdas (ej. los ’70, revoluciones marxistas, etc.).

    Y por si acaso digo que siendo Cristiano, critico las ideologìas catòlicas desde la conquista y doctrinas como la “social de la Iglesia”.

    Estamos jodidos en Hispanoamèrica por cuestiones de raza (o sì se quiere cultura de paìses) que bien definiò Alberdi, como por ejemplo en Las Bases cuando apunta:
    “No pretendo que la moral deba ser olvidada. Sé que sin ella la industria es imposible; pero los hechos prueban que se llega a la moral más presto por el camino de los hábitos laboriosos y productivos de esas nociones honestas, que no por la instrucción abstracta. Estos países necesitan más de ingenieros, de geólogos y naturalistas, que de abogados y teólogos. Su mejora se hará con caminos, con pozos artesianos, con inmigraciones, y no con periódicos agitadores o serviles, ni con sermones o leyendas.”
    “La instrucción, para ser fecunda, ha de contraerse a ciencias y artes de aplicación, a cosas prácticas, a lenguas vivas, a conocimientos de utilidad material e inmediata.
    El idioma inglés, como idioma de la libertad, de la industria y del orden, debe ser aún más obligatorio que el latín; no debiera darse diploma ni título universitario al joven que no lo hable y escriba. Esa sola innovación obraría un cambio fundamental en la educación de la juventud. ¿Como recibir el ejemplo y la acción civilizadora de la raza anglosajona sin la posesión general de su lengua”
    “La industria es el gran medio de moralización. Facilitando los medios de vivir, previene el delito, hijo las más veces de la miseria y del ocio. En vano llenaréis la inteligencia de la juventud de nociones abstractas sobre religión; si la dejáis ociosa y pobre, a menos que no la entreguéis a la mendicidad monacal, será arrastrada a la corrupción por el gusto de las comodidades que no puede obtener por falta de medios.”
    “Será corrompida sin dejar de ser fanática. Inglaterra y los Estados Unidos han llegado a la moralidad religiosa por la industria; y España no ha podido llegar a la industria y a la libertad por simple devoción. España no ha pecado nunca por impía; pero no le ha bastado eso para escapar de la pobreza, de la corrupción y del despotismo.”

    Màs claro, agua.

    Esta mezcla de ideologìas que tiñen las ecuaciones pragmàticas de como se debe manejar la economìa y que se debe producir para poder vivir, han empujado a nuestras nacioes en la montaña rusa sin fin de la mentira.

    Lo curioso es que en Argentina es genètico – quizàs – y cada dìa me convenzo màs de que los gloriosos años que viviò nuestro paìs entre mitad del siglo 19 hasta los ’30 del siguiente, fueron luces de artificio, una fantasìa dentro de un destino nefasto. Eso sin quitar mèrito a esa generaciòn estupenda. Digo que quizàs fueron la excepciòn de la regla.

    Que alguien me convenza de lo contrario – por favor – luego de 70 años de populismo, deseducaciòn-ignorancia feroces y la muestra de lo que tenemos en vidriera cotidiana, hoy dìa.

    No estamos apuntando a mejorar sino a acentuar los caminos que nos han conducido a reiteradas equivocaciones y fracasos cìclicos.

  8. Juanjo, ¡que hermoso comentario!

    Juan Bautista Alberdi es grandioso, lamentablemente desconocido para la mayoría. Cuando sea el día en que personalidades como Alberdi y Sarmiento sean los héroes de la comunidad, en lugar de serlos otros mediocres como Diego Maradona, será el día en que este país tome otra dirección.

  9. Que monstruo que era Alberdi! La verdad que ante semejante claridad mental uno solo puede mirar y aprender.
    En cuanto a los buenos tiempos de la Argentina, Juanjo, yo vengo de una familia que hizo bastante patria, y los errores son siempre los mismos, no haber logrado dar una transición a la gran masa hacia el lado educado del sistema democrático (aunque esto fuera solo teatral). Los sectores que mas impulsaban al desarrollo en Argentina siempre se arrogaron explicitamente el rol de pensar y decidir por todos, aun con la mejor voluntad. Esto no implica que realmente se pueda incluir a toda la población de un pais en los roles decisorios, pero la poblacion debe sentir que esta incluidan. La genialidad de Peron fue hacer creer a la gente que él pensaba como y para ellos, era la voluntad popular personificada (aparentemente).
    Que un país ande bien cuando la mayoría de la gente no esta incluida en el proceso es insignificante, porque ese no es el país que realmente será cuando lo estén.
    De hecho, el gran desastre argentino hoy día para mi es que la gran mayoría de la población siente que es 100% irrelevante para el funcionamiento político del país, y lo único que les queda es votar al que les dé una mayor tajada de la torta publica. Y en ese sentido, mucho de esto fue sembrado por personas que honestamente solo querían desarrollo y riquezas para su país.

  10. Me he preguntado muchas veces si Andre Malraux no habrá tenido razón cuando definió a Buenos Aires como la capital de un imperio imaginario.
    Tal vez esa Argentina de los años dorados no haya sido más que un espejismo por más que en la década de 1920 se la ubicara entre los primeros países del mundo. Acaso fue solo una fantasía que premitió la creación de muchos mitos nacionales. Acaso hoy estamos dándonos cuenta de que, en el país, el pensamiento nunca tuvo su correlato en la acción, que tanto Alberdi como Sarmiento sólo sirvieron para lucirlos como figuritas en los libros escolares poniendo oídos sordos a sus palabras.

  11. Me he preguntado muchas veces si Andre Malraux no habrá tenido razón cuando definió a Buenos Aires como la capital de un imperio imaginario.
    Tal vez esa Argentina de los años dorados no haya sido más que un espejismo por más que en la década de 1920 se la ubicara entre los primeros países del mundo. Acaso fue solo una fantasía que premitió la creación de muchos mitos nacionales. Acaso hoy estamos dándonos cuenta de que, en el país, el pensamiento nunca tuvo su correlato en la acción, que tanto Alberdi como Sarmiento sólo sirvieron para lucirlos como figuritas en los libros escolares poniendo oídos sordos a sus prédicas.

  12. Ricardo …nada mas acertado, en argenta nunca la acción estuvo precedida ni por el pensamiento ni por la reflexión, y cuando las consecuencias de las improvisaciones y la ignorancia en el poder se explicitan en vez de revisar los supuestos y las falaces relaciones de causalidad con la que nos entregamos a las orgias de despilfarro que han signado nuestra historia obramos como niños que no solo no pueden preveer las cosnecuencias de sus actos sino que cuando la realidad “urde su venganza” (como dijo no se quien) nos enojamos, la ignoramos y actuamos como si la realidad fuese la fantasia y viceversa…Asi nos fue, asi nos va y asi nos va a ir

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: