Sería inútil y arbitrario tratar de discernir intenciones detrás del viraje brusco de Carlos Escudé según su artículo en La Nación y alguno anterior. Lo mejor es suponer que recibió una revelación mística, de repente se le hizo la luz y pudo dar ese salto moral que lo llevó a amar a la mazorca del conurbano.

Lo que está mal es que le llame “Tiempo de autocrítica”. En primer lugar porque el autor se alaba a si mismo como un “descubridor moral” y coloca al resto en el lugar de los insidiosos, injustos y (por que no decirlo Carlos) pelotudos que no se suman al cambio. Me parece difícil entender el sentido del término si acá lo que vemos es a un Escudé subido a un pedestal como un reciente arribado con su dedito acusador sobre otros. Y también está mal porque da crédito moral a la noción de “autocrítica” como autoflagelación para sumarse al “proyecto colectivo” que siempre es el proyecto de un grupo que se asume como el total y nació durante la orgía de violencia y deshumanización totalitaria de la “revolución cultural” de Mao.

Si en lugar de escribir una auto alabanza Escudé hubiera demostrado que la disminución de la pobreza la logró el populismo y algunas medidas de los líderes espirituales de la nación kakal y que no tiene que ver con el crecimiento que es un fenómeno universal que resiste a los peores gobiernos, incluido el nuestro, hubiera hecho un aporte para poder ver un aspecto que no hayamos tenido en cuenta. Pero se dedica a reinterpretar lo que ya conocemos y a re significarlo de un modo fácil, hasta un Aníbal Fernández podría hacerlo, y mucha parte de la historia queda afuera. No la voy a completar, porque así como digo que es inútil y arbitrario atribuirle intenciones, lo que está claro es que eligió recortar las cosas de un modo muy caprichoso.

Categories:

23 Responses

  1. Yo no lo puedo creer…

    Acabó de escribir algo sobre el asunto, pero todavía no me cierra ….

    Cómo alguien puede hablar así de Duhalde!!!!

    El tipo dice que estamos condenados al populismo por las grandes concentraciones de riqueza, entre ellas la del “patriótico” cabezón!!!

    Qué nos queda!!

  2. Cuando Brignone cerró el ciclo del gobierno militar de 1976, la revista Gente, con la firma de Constancio Vigil, sacó un editorial para decir algo parecido a lo de Escudé, pero respecto de su apoyo al proceso. Son seres dignos del lástimna sobre los que no vale la pena derramar una sola gota de tinta.No me explicó -o tal vez, no quiero explicarme- por qué La Nación publicó ese autoelogio disfrazado de autocrítica.

  3. La Nación viene bajando línea sobre una esperanza de algo nuevo con la asunción de la señora de Tolosa.

    Morales Solá es uno de los periodistas que se están encargando de brindar este escenario de fábula.

    El retencioducto parece que va de los granos a la prensa …

  4. Que hdp… labura para Tinelli ahora, es una nota sorpresa. Hay millones de argumentos para pelearlo pero es desmotivante. Rescatar a Duhalde!!! Volteó el gobierno de De La Rua, le bajó los salarios un 70% a la gente… mandó a medio país a la pobreza con su innecesaria devaluación para salvar a sus amigos de la UIA, Clarín, etc. La pesificación asimétrica… que impunidad para decir boludeces.

  5. Hay varias cuestiones para discutir, pero hay una en particular que se está instalando demasiado:
    La paternidad K de la recuperación (no crecimiento) económica.

    No hay tal paternidad, mas bien que la recuperación se dió por la bonanza externa y no POR K sino A PESAR de K.

    Recuperación referida a situaciones de 10 años atras,

    y que obedeció al incontenible impulso de la gente por retomar sus proyectos de vida tras casi 5 años de recesión (parcialmente causada por adversidad externa.

    Para demostrarlo bastaría transportar (en un ejercicio contrafáctico) las actuales condiciones externas a la década del 90 y proyectar el crecimiento que hubiera resultado entonces.

    Y hay algo más, parte de la recuperación K es droga inflacionaria cuyos efectos no han llegado aún en plenitud.

  6. Más allá de las paparruchadas que dice en el artículo, me parece que lo más desopilante es lo del presunto “renunciamiento” de Néstor al que alude.

    Por lo pronto, hay que avisarle a Escudé que hace poco, una periodista extranjera (creo que de CNN) le preguntó a la Cristina Elizabet si iba a volver a presentarse en el 2011, y ésta de ningún modo lo negó, argumentando simplemente que era muy prematuro hablar de eso, y que lo importante era hacer ahora un buen gobierno.

    Ergo, y para que a nadie le queden dudas, vayan sabiendo que los K buscarán la re-reelección en el 2011!!!

    Lo que me pregunto, es que nueva gansada escribirá Escudé cuando eso ocurra…

  7. Darìo…de PLATINO…y con incrustaciones de diamante.

    Como siempre…la realidad supera a la ficciòn. Creo que la nota de Escudè supera toda la ciencia ficciòn, desde Bradbury y Borges a Asimov.

  8. Estos súbitos virajes pueden explicarse a veces por la procuración de algunos dinerillos.

    Así como Nomeparece otorga premios a los felpudos,

    la monarquía conyugal kakal compite deslealmente con jugosos premios a las mismas adhesiones incondicionales.

  9. Escudé dijo y se desdijo muchas veces. Hay que leer, por ejemplo Gran Bretaña, EEUU y la decadencia argentina 1942-1949, que es de 1983 y confrontarlo con sus escritos de la década de 1990 cuando era un entusiasta meneminista que hablaba en favor de norteamérica. No me extraña que ahora escriba esa nota.

  10. Escudé disfruta desconcertando; es el Charly García de la politología. No nos extrañaría verlo muy pronto saltando desde un noveno piso en sunga, al grito de “Cristina me tiré por vos!!”, o mostrando el culo en “Patinando por un sueño”.

  11. Me parece que se les va la mano con las críticas a Escudé.

    Creo que tiene mucha razón cuando, por ejemplo, dice que sin ser un poco demagogo y populista no se llega nunca a gobernar en Argentina.

    Nos guste o no, es así. Y por eso estamos condenados (y no al éxito).

    Kirchner no hace lo que quiere. Hace lo que el marco le deja hacer. ¿Se piensan que él no sabe que los servicios públicos necesitaban un ajuste hace ya mucho tiempo? ¿Creen que no lo autorizó porque su estricto decálogo ideológico se lo impide? No lo hizo sencillamente porque no podía. Porque si las tarifas subían al otro día tenía una manifestación de piqueteros y otras yerbas por todo el país.

    Es lo mismo con la inflación. El tiene clarísimo que el problema es monetario… pero necesita inflación para que las cuentas públicas sigan cerrando. ¿Cuál era la alternativa? ¡No había! Era eso, o ajustar el gasto. Si ajustaba el gasto, ¿cuánto duraba? ¿Más que lo que duró López Murphy?

    Kirchner es consecuencia, no causa. Kirchner, Duhalde, Menem… cualquiera hubiera seguido más o menos el mismo rumbo. De López Murphy o Carrió ya no estaríamos hablando porque estarían muertos o en el exilio en las Bahamas.

  12. ¿También tiene razón cuando dice que durante los años de Kirchner no hubo mecanismos perversos de concentración de la riqueza?

    ¿Reconocerá esta “canallada” en la próxima confesión?; ¿o seguirá estudiando y reflexionando en silencio?

    Acaso el siguiente descubrimiento sea de orden moral y también económico.

  13. Esta es buenisima “Eduardo Duhalde salvó a la Argentina de la violenta anarquía que se cernía sobre ella.”

    Y los saqueos de donde salieron? quien los organizo?

    Ah no, cierto. Eran espontaneos.

    Como nos quieren robar la historia!!

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: