Categories:

11 Responses

  1. ¿saben, muchachos, que cuando joven la llamaban, a la princesa, allá por Río Gallegos, “la zebra”?
    Si organizan un segundo concurso para ver quién acierta el porqué del apodo, voy tirando, para el ganador una gruesa de los mejores “Tulipan”.

  2. Hay que seguir poniendo presión para la solución del enigma,

    hasta que se convierta en un asunto de campaña de cuya aclaración dependa el vuelco de los votos indecisos que hasta ahora suman un 10 a 12%,

    porcentual que puede ir creciendo en la medida que el kakismo sume desconfianza y la oposición, desconcierto.

  3. El tema no es una pavadita

    Está en juego una de las demandas implícitas de los votantes mas trascendentales desde el comienzo de la crisis de representatividad de la clase política:

    SU CREDIBILIDAD

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: