Siempre le pregunto a la gente programada para pensar que el estado nos cobija y contiene y qué si no existiera el mundo colapsaría, cuántas veces ha recurrido a él en el día, en la semana, en el mes o en el año. Los que recuerdan una o más de una oportunidad son los menos y en general se trata de asuntos por los que si hubiera que pagar cada vez no significarían una gran erogación. Sin embargo contribuimos a la supuesta omnipresencia del aparato político con más de la mitad de lo que producimos incurriendo en un costo de oportunidad cercano al infinito.

Nadie quiere pensar esto, porque implica de inmediato convertirse en un disconforme. Y eso en la Argentina es feo, no te permite disfrutar de Palermo Soho. Sin embargo las veces en que vemos al estado es muy probable que nos esté jodiendo.

Todos saben que el estado se ha arrogado la facultad de decir quién es quién. Cada uno de nosotros tiene una identidad, pero el estado ha dispuesto por una decisión política que quién identifica es él (para los programados que creen que siempre ha sido así y que no hay alternativa, este es un invento no moderno, sino modernísimo). Una persona podría acreditar quién es de cualquier manera idónea. Por ejemplo por el método con el que se le acredita al propio estado quién es uno (partidas, huellas, etc) al sacar los “documentos de identidad” pero que el estado ha dicho que no son formas “legales” de acreditar la identidad con otros y ni siquiera con él mismo fuera de la oportunidad en que se tramitan los documentos.

Así es que Luis es Luis porque un documento emitido por el estado lo dice y hasta que eso no ocurra Luis no es Luis. Luis le puede probar al estado que es Luis con una partida emitida por el médico (por mencionar un medio), pero no se lo puede probar así a otro aunque por ese medio a ese otro no le quepa duda alguna porque el estado lo ha prohibido. Todo esto se llama “certeza”. Pero la cosa ahí recién empieza.

Algunos van a decir que hilo demasiado fino, que en definitiva no pasa nada. Pero hay más. El estado emite documentos diciendo que Luis es Luis, pero a su vez el estado dice que no siempre que dice que Luis es Luis eso es una prueba de que Luis es Luis. Se que esto es complicado para extranjeros que no han pasado por la experiencia de haber nacido en este paraíso estatista. La cosa es que la “cédula de identidad” emitida por el estado no sirve para acreditar la identidad según el mismo estado que la emitió; ni siquiera ante él. ¿No es eso algo parecido a una adulteración ideológica de documento público? La policía emite un documento con el título de “cédula de identidad” que no identifica ¿Eso es falso no?

El estado que nos cobija y nos da unidad hace esas cosas. Después agrega, para que a nadie le queden dudas, que determinados trámites requieren de otro documento especial llamado “documento nacional de identidad” que esta vez si el estado acepta que cuando dice que el documento identifica es cierto. El inconveniente es que el primero, el que no sirve, puede ser llevado en cualquier billetera y el segundo no. De paso cuando una persona quiere cobrar un cheque por ventanilla, en lugar de permitir que quién lo cobra muestre ser quien dice como quiera y quién lo paga tenga la misma libertad, incluso utilizando algún documento público como la famosa y mentirosa “cédula de idenitdad”, aplica un semi corralito imponiendo requisitos sin sentido como el de acreditarse con el documento que nadie lleva encima para que la gente se canse y sólo haga traspasos bancarios en lugar de llevarse efectivo y así pague otro impuesto con el que el estado se hace presente. Así te garca una vez más el estado que todo el mundo cree que te va a proteger y contener, salvándote de los malos.

¿Eso es todo? No, por supuesto que no. Por si creías que todo esto pasa porque hay gente que está preocupada por “intereses colectivos” y así abusa un poco del poder, la cosa es más complicada. El estado que te emite la “cédula de identidad” te la cobra como buena a una cifra sideral. Le concede la confección a una empresa como Ciccone Calcográfica (cuya honorabilidad en su momento era defendida por Miguel Bonasso) y te la hace pagar. La empresa tarda cada vez más en dártela por la sencilla razón de que vos no sos el cliente sino el funcionario que armó el negocio. Pero para que esto siga “produciendo beneficios” el estado ha decidido que dice quién sos, aunque después no admita haberlo dicho, pero que además lo dice por un tiempo. Si, así es, la “cédula de identidad” que no identifica, además vence. Luis es Luis por cinco años, después le tiene que pagar de nuevo a Ciccone Calcográfica para seguir siéndolo.

Este gobierno arrancó su gestión diciendo que iba a retomar la confección de estos documentos que es lo único que se les ocurre cuando algo anda mal y después anda peor. Pero se ve que la idea era otra porque nunca más se habló del tema.

Como soy un escéptico respecto al estado, no pretendo que no haga trampas ¿pero no podrán hacerlo sin molestar?

Categories:

Tags:

19 Responses

  1. Hace mas de 50 años que el estado se ocupa de la emisión de documentos de identidad.

    Demora promedio para el otorgamiento: 3 meses

    Tiempo de espera en la fila de personas para solicitarlo 2 1/2 horas.

    Las filas dan la vuelta a la manzana.

    Hay un trámite “urgente” (por unos pesos mas).

    (Eso significa que se puede hacer mas rápido).

    50 años y estos son los resultados.

    Si contar con las emisiones truchas que de cuando en cuando aparecen en manos de algún delincuente internacional.

    Como el pasaporte de Al Kassar.

    O el Documento de Ibrahim Al Ibrahim.

    un oficial en actividad del ejercito Sirío

    Funcionario argentino con un cargo clave en la Aduana.

    Pero no alcanza con esto, queremos que el estado se ocupe de administrar la energía, la redistribución de la riqueza, los precios de las papas, la salud, la educación…. etc.

    Ya no cabe duda que los problemas que resultan de la intervención del estado…

    se resuelven ……

    …..con más intervención del estado

    Ciudadanos:…. sigan participando.

  2. En un tiempo, los pasaportes tenían validez de 10 años, pero los “muchachos” descubrieron que podían duplicar los números de negocio, reduciendo la validez a 5 años.

    Yo me pregunto:

    si las prestadoras privadas de servicios públicos deben llamar a una audiencia pública cuando quieren modificar alguna de las cláusulas contractuales con los clientes (entre ellas, las tarifas)

    ¿porque estos organismos estatales pueden hacerlo a su entero arbitrio sin siquiera informar a la población de sus estructuras de costos.

    Algunos de esos organismos son:

    El Registro de la propiedad automotor
    El Renar
    El Registro de la propiedad inmueble
    El Registro nacional de las personas.

    Y unos cuantos más.

  3. […]”Demora promedio para el otorgamiento: 3 meses”[…]

    Eso chicos en Capital… En las ciudades del interior de la Pcia. de Bs.As. se espera entre 1 y 2 años (ciudades que estamos solo a 50 kms de La Plata y a la misma distancia de Bs.As.)

    Yo hace ya 20 años (cómo pasa el tiempo!), cuando tuve que renovar mi DNI a los 16 años, tardó en llegar 1 año y medio, y para colmo, vino con el número equivocado…

  4. Debo confesar, siempre me he planteado lo ilógico del sistema de DNIs….a cada uno que se lo he dicho (la mayoría con educación universitaria, supuestamente “gente pensante”), me tomaron por loco….

    Estoy en contra, por principios, de toda imposición del Estado (ej: Usar el cinturón de seguridad).

    Alguien sabe como es en los demás países del primer mundo??? 🙂

  5. Yo puedo hablar por los Estados Unidos porque conozco en detalle el asunto. En caso de la identidad sino tenes licencia de conducir, no existis. Luego si no existis, no podés hacer nada. No podés tener cuenta bancaria, no podes sacar una tarjeta de crédito, no podés alquilar o comprar una propiedad, en fin nada. Para sacar la licencia de conducir previamente tener que tener tu SSN (Social Security Number). El SSN es un trámite engorroso (algunas veces te hacen muchos problemas, dependiendo el estado/ciudad donde uno resida y se realice el trámite) pero era hasta donde me acuerdo gratis. En el caso de la licencia de conducir te cobran, no mucho, pero te cobran y tienen tiempos de vencimiento como aqui, dependiendo mucho de la edad y el tipo de licencia que uno saque. Espero haya sido de utilidad.

  6. Odio al estado en todas sus formas. Propongo una quema de DNI como protesta.

    El estado sólo sirve a ladrones y parásitos. El estado no soluciona problemas, sino que él es el problema.

    Este post le hace honor al nombre de mi blog que tantos insultos me acarrea.

  7. En los países mas serios, donde hay respeto por los individuos no hay tal cosa como una “identidad” que certifica el estado,

    las personas se identifican por quienes dicen que son, o sea por el valor de su palabra,

    por eso el fraude es una falta grave.

    Las personas existieron antes que el estado que es un invento de grupos dominantes para someter y explotar a los mas débiles, y apropiarse de sus patrimonios en nombre del “bien común”.

    Aquí, la identidad la proveen grupos de burócratas que compiten entre sí para hacer prevalecer su quioskito.

  8. La Cédula de Identidad es un documento policial. Fue instrumentado por iniciativa del comisario Jose Gregorio Rossia partir del 24 de abril de 1907 para nativos y extranjeros residentes en la ciudad de Buenos Aires. El documento N° 1 le conespondió al citado comisario. Este documento se otorgaba sólo a quienes no tuvieran antecedentes policiales o judiciales, de modo que, en una redada era fácil identificar a unos y a otros. Pasados los años el objeto inicial se desvirtuó y la Cédula pasó a superponerse con la Libreta de Enrolamiento para acreditar la identidad de las personas.
    El año pasado el Parlamento Inglés voto una ley que exige que al renovarse el pasaporte se debe sacar una cédula de identidad. Creo que la polémica sigue hasta hoy.
    El pasaporte no es otra cosa que la versión institucionalizada de los “salvoconductos” que también en la remota antiguedad eran otorgados por el favor de la autoridad de turno.

  9. Pablito, vos fuiste un privilegiado si te llegó el DNI en 2/3 meses, a mí me demoró 2 años enteritos, y encima algún empleado de segunda escribió mal el número, por lo que tuvo que volver al “sistema”, para demorar otro añito (obviamente, como todos esperamos, me lo cobraron dos veces) y así fue como mi DNI de los 16 años tiene mi foto de los 20 años.

    Y con los DNI, además de todo lo dicho, no hay que olvidar que si alguien tiene la suerte de robártelo, puede cometer todo fraude existente en tu nombre ya que se “roba tu identidad”, sin mencionar que después tenés que ir a pagar otra vez por haber sido robado gracias a un Estado que no evitó el robo.

  10. Ademas del DNI y la cédula de la Policia Federal hay que agregar las cédulas que otorgan las policías provinciales, acá en Mendoza la primera vez que vas a sacarte el certificado de buena conducta (documento fachista si los hay) tenés que obligatoriamente sacarte la cédula provincial, osea que tenés que ir a la policía a las 4 de la mañana, hacer cola como ganado, soportar a los milicos con cara de orto, todo para que te den un papel que dice que no sos un delincuente (¡!) y encima te hacen pagar una cédula pedorra que no sirve para un carajo.

  11. Martín,
    me imagino que con los índices de delincuencia que nos dicen que hay en Mendoza, sos uno de los pocos privilegiados en tener ese certificado.
    O buena conducta se refiere a que cuando hay que ir a una marcha por un chori estás ahí sin chistar?
    A cuál de las dos buenas conductas se refiere?

  12. A los que van a las marchas por el chori nadie les pide el certificado ya que no necesitan laburar, total, viven de los planes sociales, en cambio yo que estudio, trabajo y pago mis impuestos tengo que ir a demostrar que no soy un delicuente y todos esos villeros grasosos que tienen un prontuario del tamaño del código civil “trabajan” en las municipalidades o son “empleados” de algún político.

  13. Yo mi cedula no se ni para que la tengo, la debo usar 3 veces por año tipo para viajar, hacer algun tramite pelotudo y tá, nada más, ni siquiera sirve para demasiado…

  14. Gente, yo también estoy de acuerdo con la idea de que el Estado no se debe intrometer en la “identidad” de cada uno de nosotros. Pero me parece que es difícil o imposible que no dejemos de tener documentos de identidad.

    Ahora, ¿Qué se podría hacer al respecto de esos llamados “documentos de identidad”?

    ¿No sería bueno…
    *Que exista un DNI electrónico y que se derogue el uso de la cédula de identidad y demás documentos semejantes.

    *Que en lugar del DNI se use solamente la cédula de identidad y se eliminen demás documentos de identidad.

    *Que solo exista un pasaporte por 10 años y se eliminen el DNI y la cédula de identidad y demás documentos innecesarios para acreditar la identidad.

    Escucho propuestas y contrapropuestas.

  15. He visto al Estado obligándome a usar cinturón de seguridad!!!!!!!!! y yo no quiero!!

    He visto al Estado, obligándome a pagar aportes jubilatorios!! y yo no quiero!!

  16. Y a pesar de que lo viste FedericoLaPlata, la Argentina bate records de muertes por accidentes de tránsito y de jubilados estafados. Cada diez años el estado se afana los aportes jubilatorios, como lo está haciendo en este momento.

  17. #4 Federico te respondo por Australia, que es de donde puedo hablar. En lo que respecta a tránsito:
    – cámaras por todas partes
    – multas MUY severas
    – cinturón absolutamente obligatorio, siempre (para andar en bicicleta, casco)
    – tests de alcoholemia a cada rato

    Como contrapartida las rutas/calles y la señalización son muy buenas.

    Australia tiene la mitad de muertes en accidentes de tránsito que Argentina (en proporción a población).

    Curiosamente en Argentina la mayoria de esas muertes son de peatones que cruzan mal, por increible que parezca. En Australia, en cambio, están relacionadas con alcohol al volante.

    Es dificil, por lo tanto, separar el efecto de la acción estatal de la conciencia de los individuos. Probablemente sea una suma de los dos, no se.

    Y a mi tampoco me gusta usar cinturón, pero bueh… ya me acostumbré.

  18. Buenas..he vuelto.

    En principio, no es que no me guste el cinturón, de hecho lo uso casi siempre…es que no me gusta que el Estado me obligue a usarlo, y encima, pretenda imponerme una multa por no usarlo
    Lo mismo con el sistema jubilatorio y con mil situaciones…

    Yo soy mayor de edad, y no quiero que me digan que no puedo poner mi vida en riesgo (cinturón) o incluso, poner mi futuro en riesgo.
    Tampoco quiero que el Estado alegue que soy tonto, o ignorante, o que no sé lo que es bueno para mí, por eso me imponga un sistema de obligaciones (ejemplo, el cinturón o el sistema de jubilaciones).

    Soy demasiado extremista, ya lo sé….

Leave a Reply to Rodrigo Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: