Duhalde, la oposición al cambio

Eduardo Duhalde escribió su libro y se convenció de ser un salvador. Olvidó algunos detalles importantes como su papel activo en la forma de resolución de la crisis del 2001 en la que decidió acelerar el colapso de la Argentina en lugar de pilotearlo como hicieron otros países, mezclándolo todo con el propósito de dirimir un enfrentamiento personal con Carlos Menem. Salió muy cara esa venganza, pero no la pagó él, sino nosotros.

Sembró el espíritu anticapitalista que impera hasta ahora, armó el club de amigos a cuyo servicio se puso a la economía entera y sobre todo a los salarios de los argentinos. Quebrantó las instituciones atacando a la Corte Suprema de Justicia para evitar que el asalto general a los depositantes pudiera ser cuestionado y destruyendo las reglas electorales y los partidos políticos otra vez para que su enemigo interno no pudiera volver al poder. Fue el precursor de esta inescrupulosidad kakista que pone la ley al servicio de su facción.

Duhalde, y no otro, es el padre del kirchnerismo. Fue el quién inauguró la compra masiva de medios en medio de la debacle cuando estaban en serios problemas financieros y el primero en utilizar la publicidad oficial para disciplinar a la prensa. Duhalde hizo a Kirchner y también hizo al kirchnerismo como forma patoteril de conducción y ahora anuncia que viene para ser opositor con las mismas ideas anticapitalistas de Kirchner.

Duhalde ofrece volver a empezar el post noventismo en su versión más provinciana. Mauricio Macri reaccionó y es un buen indicio de que capta el problema. El señor Duhalde no movió un dedo para molestar a su hijo malcriado cuando tuvo poder. En el momento en el que percibe que pueden surgir otras visiones distintas a la oficial y se vislumbra la posibilidad de que en el próximo gobierno surja una o varias versiones de oposición con visiones distintas a la miseria política que él sembró, dice querer volver para asegurarse de que el país nunca sea más que una pequeña aldeíta a su altura. No parece entonces que quiera volver para oponerse kirchnerismo como dice la crónica, sino más bien para evitar que se ponga en riesgo su perpetuación. Otra vez con “propuestas” voluntaristas idiotas de las que les encantan a nuestros políticos.

Usemos bien los conceptos. Eso no es oposición, es reciclaje.

27 thoughts on “Duhalde, la oposición al cambio

  • September 12, 2007 at 10:38 am
    Permalink

    José, Scioli, una vez que gane la provincia se pasa al duhaldismo reciclado?.

    Reply
  • September 12, 2007 at 11:03 am
    Permalink

    Supongo que no será tan gil de someterse a Duhalde si tiene con que jugar solo. Si no trabajó para resucitar a Menem no creo que lo haga con Duhalde.

    Reply
  • September 12, 2007 at 11:09 am
    Permalink

    Ojalá un día se sepa la verdad sobre las acciones de Duhalde y varios grupos más para derrocar al gobierno de De La Rua.

    Este tipo inició el incendio y lo propagó al poner al nestor presidente. Ahora lo bancamos todos por su ineptitud.

    La nueva política, qué se vayan todos…

    Reply
  • September 12, 2007 at 11:10 am
    Permalink

    “dice querer volver para asegurarse de que el país nunca sea más que una pequeña aldeíta a su altura”..
    Magistral Jose ,impresionante descripcion de la pobreza intelectual del “cazador de tiburones”

    Reply
  • September 12, 2007 at 11:29 am
    Permalink

    Esto va a generar unas cuantas colisiones, porque después de lo que dijo Alberto R Saa sobre Duhalde no creo que estén en condiciones de amigarse.

    Ya veo que crean un tercer partido peronista…

    Reply
  • September 12, 2007 at 12:02 pm
    Permalink

    No se si coincido con Delfín, lo que si digo es que si José dijo que Duhalde es el padre(no reconocido) del kakismo, Scioli es el hijo del kakismo que se hace el distinto(mas centrista,mas como uno vio) pero disfruta de la fortuna corrupta del kakismo y le hace el juego en Bs As.

    Reply
  • September 12, 2007 at 12:16 pm
    Permalink

    Si el Pentágono está lleno de halcones, la política de este país está llena de Buitres a la caza de un poco de carroña.

    Cuando PARECÍA que el kakismo era un Gobierno fuerte y eterno, Duhalde se mandó a guardar; ahora que salen a luz todas las miserias de los Kirchner, y que el gobierno pasa por su peor momento justo antes de las elecciones, en este país nace otro Mesías más, como si nos faltara otro…

    Duhalde podría irse al diablo, a nadie le importa, es parte de la política corrupta, no son pocos los rumores de sus manejos de la falopa, y yo no quiero un Presidente así, ni como ese ni como el que tenemos o como la que nos quieren imponer.

    Ni Duhalde, ni la Cristi, ni Carrió, que se presente un republicano real, y no un ídolo mesiánico.

    Reply
  • September 12, 2007 at 12:47 pm
    Permalink

    Ojala algún día nos saquemos de encima a todas estas lacras peronachas.
    Tendremos que esperar el descarte biológico???

    Reply
  • September 12, 2007 at 1:38 pm
    Permalink

    El señor Duhalde tuvo la audacia de escribir un libro sobre memorias del incendio que él mismo inició y después se jactó de haberlo extinguido.

    Se autoproclama “un ajedrecista de la política” y el kakismo le dió jaque mate en tres jugadas.

    El agujero de los 3500 millones de dolares que prestó a los amigos insolventes del poder a través del Banco Provincia,durante su gestión

    lo tuvieron que sufrir los bonaerenses cobrando en patacones y soportando impuestos salvajes del saqueador Montoya y el ideólogo Lorea.

    Pasará a la historia a través de su compromiso:

    “El que depositó dólares cobrara dólares”

    Reply
  • September 12, 2007 at 2:04 pm
    Permalink

    El señor Duhalde, personaje nefasto de la política nacional, fue el que hizo olas y despúes se presentó como el salvador del barco. Es el mismo que manejó desde la provincia de Buenos Aires la caía de De la Rua. Es el mismo que hizo poner al Adolfo para que hiciera el trabajo sucio del Default y después lo dejó solo hablando con las paredes en Mar del Plata, para quitarle sustento político al puntano. Este impresentable se debería callar la boca y sentarse a esperar en su casa su turno de ir a Tribunales, junto con muchos K, cuando se les termine la fiesta y llegue la hora de hacer justicia en serio.

    Reply
  • September 12, 2007 at 2:30 pm
    Permalink

    Muy bueno el editorial, ahora ¿quien es ese flaco de pelo largo que habla tan bien? jaja es una joda. Duhalde es lo peor del peronismo corrupto golpista y narcotraficante, fue el que creó ese nefasto sistema clientelista en el Conurbano con el cual se asegura un voto cautivo que gana elecciones y que ahora tiene K, él y Alfonsín mandaron a los negros a saquear para voltearlo a De La Duda y ahora se hace el salvador, tendría que estar preso, encima nos dejó a Kirchner como regalito de despedida.

    Reply
  • September 12, 2007 at 2:42 pm
    Permalink

    Este artículo de José merecería estar escrito en la lápida política de este señor.

    Una descripción admirable de su dañina trayectoria en la historia nacional.

    Reply
  • September 12, 2007 at 2:59 pm
    Permalink

    Martín, no tengo idea de quién es ese hippie!

    Reply
  • September 12, 2007 at 3:04 pm
    Permalink

    Ahora el golpista de la bonaerense se hace el “salvador”. Parece que muchos en este pais se olvidan de la devaluacion brusca y la pesificacion asimetrica, que tienen un padre, y es este hombre.

    Reply
  • September 12, 2007 at 3:41 pm
    Permalink

    Lo más grave es que el duhaldismo un poco mejor vestido y con pinta (sólo pinta) de civilizado -Lavagna- al presentarse como presidenciable, a engrupido a muchos “centristas”, jugando objetivamente (más allá de sus incognoscibles intenciones) a favor de la perpetuación del matrimonio.
    Lavagna fue co-autor de los embates contra la Corte anterior, a raíz del caso “Smith” (en que el Tribunal había declarado la inconstitucionalidad del decreto 214/2002 de pesificación); Lavagna fue el que públicamente celebró el fallo pesificador de la Corte (anunciado en los diarios como pocos, sin que a nadie se le cayera la cara de vergüenza); Lavagna es el propulsar del esquema de “tipo de cambio real alto” (es decir salarios reales bajos) que instauró Duhalde y continuó el gobierno actual; Lavagna es el candidato del alfonsinismo. Lavagna es más peligroso que Duhalde, porque está en la contienda electoral.

    Reply
  • September 12, 2007 at 3:43 pm
    Permalink

    Perdón: ha engrupido, no “a engrupido” (¡qué asco el furcio!)

    Reply
  • September 12, 2007 at 3:58 pm
    Permalink

    Lo unico divertido de todo esto es que podríamos estar prontos a un espectáculo de piñas y fracturas entre cacos y malvivientes. ¿Se podrá ver por TV?

    Reply
  • September 12, 2007 at 5:49 pm
    Permalink

    El artículo de Benegas es admirable. Hasta ahora no visto a nadie exponer con tanta claridad la responsabilidad de este hombre nefasto que llevo a nuestro país a la peor crisis de su historia.

    Reply
  • September 12, 2007 at 6:57 pm
    Permalink

    Duhalde es el hombre mas nefaste que ha parido nuestra historia. Lo peor es que como dice Jose en un fronton conceptual autojustificatorio se convenció que el nos salvo del incendio cuando el fue el tiro nafta y acerco el fosforo y a los 3 meses se dio cuenta que el mundo estaba gobalizado y que se habia mandado la cagada del siglo, es decir admitio su audacia, irresponsabilidad y nivel de improvisación al ponerse a gestionar algo de lo cual no tenia ni la menor idea (y eso que venia de fundir al gobierno de la provincia de buenos aires). Creo que lo unico bueno que hizo k es hacerlo desaparacer a este reverendisimo hijo de puta , lamentablemente k es tan imbecil que ahora lo resucito, y por eso estamos condenados no a la democracia sino, a la kakistocracia (el gobierno de los peores)

    Reply
  • September 12, 2007 at 6:59 pm
    Permalink

    Interesante la reflexion de Mercedes, resulta ahora que el salvador de la argentina se viene a quejar del kakismo cuando el en realidad es el creador del kancer. Este hijo de puta en serio cree que todos somos tan estupidos (admito que la mayoria si pero no puede creer que puede decir disparates todo el tiempo y que nadie se va a dar cuenta)

    Reply
  • September 12, 2007 at 7:27 pm
    Permalink

    El editorial expresa en exactas palabras algo que recurrentemente me viene a la cabeza. Siempre me he preguntado: ¿Cómo puede ser que no se acuerden de Duhalde, si él fue quien estuvo detrás de toda la debacle que se dio a partir de 2001?
    Coincido 100 % con la admirable descripción de J.B.
    Pienso que Duhalde es el más nefasto de los políticos contemporáneos (y quizás de la historia argentina).
    ¡Excelente la idea de la lápida!

    Reply
  • September 12, 2007 at 7:56 pm
    Permalink

    Lavagna es un peligro porque él tipo verdaderamente cree en el “modelo” y no tendrían ningún problema en profundizarlo.

    Lo peor es que el tan caradura dice que la inflación apareció justo cuando él se fue…lo cual es cierto pero da para razonar pensando que se fue sabiendo lo que se venía.

    Duhalde es lo peor que parió este país, un mafioso de aquellos.

    Reply
  • September 12, 2007 at 9:02 pm
    Permalink

    Admirable artículo coincido plenamente con Leonardo, el bueno de George y José Benegas.

    Estos ganster como Duhalde deben ser muertos a balazos, es la única manera de sacarlos de la política.

    Reply
  • September 12, 2007 at 10:16 pm
    Permalink

    Duhalde y Alfonsìn son la pareja màs nefasta de la Historia argenta reciente…unos tipos màs brutos e ignorantes que un ladrillo hueco y con una arrogancia proporcional a esa vaciedad craneana.

    En el mundo los ven algo asì como monos ahulladores sudamericanos con aires de seres humanos.

    No olvidar que, el pescador de tiburones antes de poner a kakota en el gobierno, se garcò en la interna peronista, Reutemann y De la Sota se negaron a aceptar su propuesta a presidentes y el ùltimo orejòn del tarro del berretismo autòctono fuè, es, el golum patagòniko.

    Duhalde lo hizo.

    Reply
  • September 13, 2007 at 12:49 pm
    Permalink

    Ese gran pensador que en su gigantesca cabezota albergaba reflexiones inolvidables.

    “Estamos condenados al éxito”.

    Es decir, cree como todos los progre-populista- dirigistas, que la prosperidad es un destino inevitable y sólo falta que vengan ellos a “redistribuirla”.

    Reply
  • September 13, 2007 at 3:05 pm
    Permalink

    Juanelbueno, Leandro, Juanjo: Los comentarios de Vds. son más que elocuentes. Duhalde es lo peor que le ha sucedido a la Argentina desde 1810 a la fecha. Hizo yunta con Alfonsín para derrocar al Dr. de la Rúa por ambiciones de poder y de negocios con la devaluación (puedo probar lo que digo); ya habían sido socios en la reforma de la Constitución de la Pcia. de Bs.As., siguen siéndolo ahora a través de la candidatura de Lavagna el artífice del desastre económico que nos espera y esto lo confirma las última declaración de Alfonsín llamándolo a Duhale “el estadista que salvó al país de la disolución social”.
    A veces me parece que todo esto es una burla en la que todos hacemos el papel de idiotas.
    .

    Reply
  • September 13, 2007 at 9:09 pm
    Permalink

    Pase lo que pase, este tipo no puede volver al poder.

    Reply

Leave a Reply