Mientras Mauricio Macri decide ofrecer la cartera de seguridad al Juez Federal Guillermo Montenegro, ese fuero da muestras de que utiliza la libertad de las personas como un instrumento de negociaciones políticas.

Además de la información sobre estos tejes y manejes dignos del clan Puccio y los vínculos con periodistas que sirven como agitadores de la estrategia extorsiva, abogados que hacen la vista gorda porque en el fondo el sistema se convierte en un gran negocio, todos los días se dan muestras de impunidad del poder más redición de circos sin fundamento jurídico ni de los hechos para entretener a la gilada con gente sin poder y en lo posible sin red. Pongámoslo blanco sobre negro: es más que obvio que en la Justicia Federal se hacen negocios con la libertad y el honor de las personas y nadie quiere verlo ni resolverlo porque utilizan para eso a gente que se encuentre ya desprestigiada. Saben que el argentino tiene poca preocupación por los principios y tiende a ser arbitrario con los que quiere y con los que no quiere. Eso se ha convertido en un negocio extorsivo para periodistas, jueces y fiscales sin escrúpulo alguno que si se diferencian en algo de la actividad de las bandas de secuestradores es en que es mucho más grave. Si la extorsión no camina la alternativa es vender procesamientos y distracciones para los deseos de campaña de gobiernos de malandras como uno que yo conozco.

Repito, la oposición se distrae porque tiene que meterse con los sentimientos de amor y odio del público y ellos le temen a la impopularidad. Pero el problema les llegará a su turno, cuando ellos mismos sean convertidos en materia prima como lo es ahora la “maléfica década del noventa” que la Cámara Federal se ocupa de mantener viva aunque no tenga nada en concreto ni fundamento legal ¿Quién lo necesita para perseguir a los malos? ¿quién con peso se los va a reprochar? Ahí, cuando estén ellos en el piso, comprenderán; es decir cuando ya no sea necesario ni útil que comprendan.

Pero todo esto necesita una religión que lo tape. Ahí juegan un rol fundamental para que ningún políticamente correcto o cobarde se atreva a cuestionarlos mientras el Clan Federal actúa: rienda suelta a los “derechos humanos” según Bonafini y el CELS. Si no hay “obstáculos legales” para el castigo y martirio de militares involucrados en la guerra defensiva contra el terrorismo revolucionario la impunidad es total. Se puede decir que los beneficios de esas privaciones ilegales de la libertad en ese caso se cobran en especie.

Tengo la esperanza de que alguien en la oposición se meta en serio con el país, a tocar los temas que no son lindos ni son populares, pero son los más necesarios de resolver. Nunca voy a esperar que lo hagan por altruistas, sino nada más por usar la cabeza un poco más para advertir que la soga con la que los colgarán a ellos mismos ya está montada.

Categories:

8 Responses

  1. Tengo que volver a aclarar (no entiendo cómo, a pesar de haber sido tan refutada la falacia esa, se sigue insistiendo) que acá no hubo una guerra. Me parece bastante triste que se busque cualquier excusa para meter bocaditos como este que sólo es funcional a aquellos sectores que usurparon el Estado con sus armas para utilizarlo en contra de sus conciudadanos. Vergonzoso.

  2. La guerra era mencionada como tal por los “partes de guerra” que emítían a los medios las organizaciones subversivas, después de cada una de sus “operaciones”.

    No hay mas que leer la prensa escrita de aquel entonces para confirmar esto.

    Parece increíble que los apologistas de la subversión nieguen esto, cuando las pruebas son irrefutables.

    No podrán falsificar la historia.

  3. Pablito: veo que no llegaste a leer todo, quizás porque es un tanto largo. Te dejo la conclusión del alegato (leelo completo, te lo recomiendo mucho):

    “Se llega así, señores jueces, a la formulación de una alternativa de hierro: O no hubo guerra y estamos frente a una manifestación de delincuencia común, o la hubo, y entonces enfrentamos a criminales de guerra.”

  4. Leo en los títulares de los diarios que van contra Menem otra vez. En cada campaña electoral o cada vez que están metidos en problemas, llevan preso a Menem, a los militares o a magoya para distraer la atención.

    Es tristemente cierto lo que dice José, que el poder judicial se ha convertido en un negocio donde se negocia la libertad y el honor de personas. Un nuevo negocio de mafiosos.

  5. La semana pasada creo que con ocasion de otro post tocamos un tema similar. Recuerden que para justificar el atropello y el latrocinio se necesita mantener vivo al enemigo que si o si debe ser imaginario y debe estar bien muerto…no hay nada mas facil que pelear contra una entelequia sin poder de respuesta, victoria asegurada .Caligula en su locura y temiendo conspiraciones palaciegas se apuro a terminar la campaña que habia plneado y en vez de cruzar el canal de la mancha y conquistar lo que hoy es inglaterra prefirio hacer “pelear” a sus legiones contra Neptuno contra el cual seguramente iba a vencer cuando bajara la marea que a enfrentar a las tribus del otro lado del canal con las cuales ya habia tenido contacto Julio Cesar (finalmente Claudio conquisto inglaterra) y de esta manera se aseguraba un triunfo seguro y evitaba la probabilidad de una derrota que hubiese significado su caida… La tactica no es nueva, todos hacen uso y abuso de ella, en este caso hay que mostrar una victoria moral frente al mal, que mejor que con Menem y con los militares…pero ojo tampoco hay que matarlos del todo ya que muerto el perro se acabo la rabia ergo chay subsidios, chau publicidad oficial, chau organziaciones cuyos dirgentes viajn en 1° clase…Solo la existencia de un enemigo poderoso justifica las represalias que si trampean o se esceden “un poquito” de lo legal no importa, todo vale por una sociedad “mejor” y para vencer al “mal”

  6. Coincido con tu comment Leandro, sin embargo hay que admitir que justamente el tema central del post tiene que ver con que siga “viva” la rata: está suelto gracias a la justicia federal que, por obsecuencia con el poder político, simpatía o lo que es mas probable, por conveniencia económica/política dejaron suelto al patilludo y sus secuaces. Estoy absolútamente convencido de que los temas más trascendentes del país no pueden ser dejados en manos de los 10/12 jueces de siempre que nos dejó como saldo la tremenda impunidad que impera en el país. Esa laxitud con la corporación judicial es parte de lo que habría que cambiar con una reforma judicial, sin embargo ¿quién en el poder tiene las manos lo suficientemente limpias como para emprender una batalla de semejante magnitud (imaginemos por un segundo los datos que tienen estos jueces sobre las morgues en los placards de cada uno) contra la corporación? Ya vimos que Kirchner no, ¿acaso podríamos pretender semejante embate contra una “institución” por parte de Lopez Murphy? ¿Por parte de Macri? ¿Por Parte de Sobisch?

    Como dice un amigo, no sólo estamos en el horno, sino que además este horno tiene spiedo.

    Saludos

  7. Entonces en la argentina no hubo una guerra, lei todo el articulo y no encontre ningun argumento sustentando que no hubo una guerra.

    Y la justicia no funciona porque “Menem” esta libre, cuando sabemos que la justicia es un brazo mas de K y que si Menem esta libre es porque K quiere, y justamente por eso se la agarran con los que no son miembros de la corporacion politica.

    Y todo esto de alguien que dice que la injusticia es que “este viva la rata”, un comentario muy similar a los esgrimidos por uno de los bandos de la guerra que “nunca existio” que creen que justicia es asesinar a quienes ellos quieren.

    Una buena muestra del “joven idealismo” que convierte a nuestro pais en un verdadero mundo perverso

    Andres

  8. Andrés: voy a aclararte porque parece que no tomás en cuenta el contexto, te doy una pista: en el comment anterior al mío, Leandro dice: “…pero ojo tampoco hay que matarlos del todo ya que muerto el perro se acabo la rabia ergo chay subsidios..”

    ¿Ok? Esa es la “muerte” a la que me refería. Lo de la guerra, ¿hace falta que copie todo el texto acá? ¿Por qué mejor en lugar de decir “no hay argumentos” no refutás alguno de los varios que esgrimió el fiscal Strassera? Dale, te desafío a hacerlo.

    Y sobre la justicia federal, lo que dije es clarito, entendelo si no es demasiado esfuerzo a ver si encontrás (quizás lo encuentres) algún punto de coincidencia: “los temas más trascendentes del país no pueden ser dejados en manos de los 10/12 jueces de siempre que nos dejó como saldo la tremenda impunidad que impera en el país.”

    Fijate bien antes de hablar, no dejes que tu estado emocional te impida comprender lo que te dicen.

    Saludos

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: