Nuestro revival  ochentoso no se detiene con el kakismo. En una medida que recuerda a los famosos pollos de Mazorin que terminaron pudriéndose luego de que el gobierno de Alfonsín los importara por toneladas para controlar el precio interno, el sutil Secretario de Comercio kakista don Guillermo Moreno, digno émulo de su antecesor, piensa hacer lo propio para controlar el precio de las papas.

Comments

comments