Es mucho. El kakismo está superando todo lo conocido en materia de circo. La señora de la bolsa sumó otra versión más para explicar los morlacos encontrados en su baño. Primero eran 241 mil dólares (que las fuentes de Perfil siguen afirmando que era la cifra, y les creo cuando veo cómo se miente del otro lado) después fueron 63 mil, al principio era plata para una operación inmobiliaria frustrada, después lo fue para una operación que si se realizó y de la que hay boleto. Ahora parece que la plata era del hermano de la señora, después de que ella dijo que el dinero constaba en su declaración jurada. Primero dijo que se trataba de una “información errónea y falsa” y ahora pide disculpas.

Y ocupa un ministerio en esto que dicen que es un país y encima recalcan que es en serio ¿En serio?

Pero olvidemos la estrategia de defensa armada por algún saca presos ignoto. La señora decidió cerrar el pico hasta tener más hechos sobre la mesa para después armar una versión (y su jefe lo acepto junto con su mujer la que continuará el cambio). Esto quiere decir que la señora de la bolsa se dispuso a defenderse.

Ocupa un cargo público y desde él demoró información para colocarse en una posición favorable, algo que es aceptable para un imputado pero no para alguien que continúa siendo ministro de economía. Para permanecer en el cargo en un país en que el presidente fuera mejor que ella debería haber hablado hasta por los codos explicando todos los detalles de lo ocurrido para despejar dudas y ser transparente al extremo y así demostrar que no estaban esperando a ver qué surgía para construir su versión a partir de ahí. Aunque los dichos actuales de la señora de la bolsa fueran coherentes siempre quedaría la duda de si los armó a partir de conocer qué cosa se podía probar. Sería imposible volver a confiar en ella al grado en que se necesita confiar para que sea ministro de economía. Pero al contrario, se le está permitiendo presentar novedades con cuenta gotas porque los parámetros para ocupar un ministerio en la Argentina son los mismos que para elaborar una defensa ante un juez penal.

Y en ese silencio el gobierno entero es cómplice.

La última de las explicaciones, se supone que la mejor que pudo encontrar, es que tiene un hermano buenísimo que le había prestado la plata (gran parte, será justo la que no aparece en su declaración jurada) y que luego ella gestionaría una hipoteca para devolver el dinero. Un hermano generoso y que se olvidó de preguntarle “¿che y por qué no vas a gestionar la hipoteca ahora, sobre todo con la banca que tenés?” O a lo mejor se lo preguntó y doña Felisa abriendo la bolsa de papel y haciéndole un gesto al hermano bueno para que la llene le habrá respondido que este es un país en serio y que como ministro/a de economía y ex presidente del Banco Nación no tiene ningún privilegio en ningún banco que le facilite un préstamo. Y de tan bueno el hombre también se olvidó de repreguntarle “Ah, tenés dudas de que te den el préstamo en este país en serio y me pedís la guita a mi como si eso fuera un hecho ¿Y si no te lo dan cómo me la devolvés?” Pero por qué se iba a plantear tales interrogantes si ni siquiera se enojó por el trato que la hermana le dio al dinero olvidándolo en el baño.

La conclusión es obvia. El hermano de doña Felisa no votó a Filmus. Y ella esperó  un mes y medio para contar esto porque así como se olvida la plata del hermano en el baño de un lugar público, le llevó tiempo recordar de dónde había sacado la guita.

Esto decían las fuentes del ministerio en plena etapa de “desmentida”: “En Economía admiten que esas sumas no serían consistentes con la situación patrimonial declarada para el ejercicio 2005, cuyos detalles ya trascendieron a la prensa. Pero aseguran que son compatibles con los ingresos que la ministra puede demostrar en 2006″. O este famoso hermano y Papá Noel le dio el dinero como donación el año pasado o se lo prestó entonces y ella en realidad quiso decir que entre los ingresos de 2006 estaba este préstamo fraternal. Pero claro, todo se complica al final. Porque la negociación por esta casa apetecida tendría que haber durado demasiado y hubiera tenido tiempo de sobra para gestionar su hipoteca.

La Nación le pregunta sobre esto y de acuerdo a su respuesta cuesta entender la supuesta compatibilidad con la declaración del 2006:

-¿Lo pidió este año o en 2006? -No, unos días antes. -¿A un hermano suyo? -A mi hermano Horacio, con el que estoy todos los fines de semana, que voy a comer asado. -Entonces los fondos no están en su declaración jurada de 2006. -No. Mi saldo al 31 de diciembre de 2005 en la caja de ahorro era de unos 76.000 pesos; al 31 de diciembre del 2006, 105.000 pesos. Esto fue presentado ante la AFIP y ahora estamos elaborando la declaración ante los organismos de control, porque para eso hay tiempo hasta el 31 de julio; el tema es que esa declaración incluye los datos hasta el 31 de diciembre de 2006 y yo le estoy pidiendo a mi contadora que, aunque no corresponda, incluya estos fondos de ahora. Porque si no, lo voy a poder explicar recién a mediados de 2008.”

Para compatibilizar un poco declaraciones: “sería consistente con su declaración de ingresos de 2006” solo porque la contadora incluiría el préstamo en el 2006 que se hizo en el 2007. Qué cosa los contadores son capaces de hacer magia.

Algo que preguntamos en el blog allá lejos y hace tiempo ¿hubo boleto?. “No”, responde la señora. Ni siquiera tenía una propiedad en vista.

Horacio es un buen hermano. Le había prestado la plata para que la tuviera, aunque sea en el baño, por si encontraba una propiedad en algún momento. Aún cuando Horacio no podía ignorar comiendo tanto asado con ella el trabajo que le costaría buscar su casita, porque no tenía tiempo ni para guardar 63 dólares en el banco, según había dicho.

Pero surge otra cuestión ¿Le mintió a su Alteza Kakal? Según Bonelli, el osito cariñoso (ver post anterior), el presidente a quién estas cosas lo ponen mal le pidió explicaciones, y doña Felisa le habría dicho: “Presidente, el día anterior no se pudo hacer el boleto y dejé el dinero en mi despacho”. Y agrego, según Bonelli: “Al final, la operación se concretó y yo tengo el boleto inmobiliario para entregárselo a la Justicia“. “Voy a creer en tu palabra. Pero todo se debe aclarar en sede judicial”. Que crédulo hombre, que crédulo.

Supongamos que creemos la última versión, la que da Miceli en el las reuniones con periodistas elegidos hoy. De nuevo esto habla de la bondad de Horacio. Le dio la plata antes de que la hermana tuviera un inmueble en mente y supiera entre otras cosas cuanto iba a necesitar. Podría haberle preguntado para qué quería el dinero antes de tener una operación precisa que realizar. Pero sabemos que Horacio no pregunta mucho. Lo más probable es que termine trabajando de periodista estrella en algún gran medio.

El operativo blanqueo, o intento de blanqueo incluyó  a Clarín. Ahí hay una tercera o cuarta versión acerca de la casa que ya no es una casa ni es eventualidad sino que hasta tiene dirección: “-El lunes 4 de junio a la mañana lo traje para después llevarlo al Banco Nación, abrir una caja de seguridad -porque no tengo- y depositar en la caja de ahorro otra parte. El dinero lo tenía porque quiero comprar una casa en Núñez, cerca de donde estoy viviendo, que es en un dúplex en la calle Amenábar, en Saavedra.”

Generosos los periodistas de Clarín no repreguntan nada pero terminan la nota dando lugar a la respuesta conspirativa de la señora de la bolsa. Dijo que iba a averiguar cómo había trascendido a la prensa la información y que creía que era todo un complot para perjudicarla.

¿Perjudicarla por qué señora, si se habla de que se encontró plata suya, o de Horacio, para una operación, o no, para comprar una casa, o un PH, que todavía no encontró, o si?

De cualquier modo al tercer diario de esta mini conferencia con elegidos, Página 12 también le dio una versión distinta de la conspiración:

–¿Sabía de ese procedimiento de la Brigada Antiexplosivo? –Sí. No sabía que iban a abrir el placard. No sabía con qué grado de diligencia y detalle. No lo veo mal tampoco. Yo creo que no estuvieron mal ni es para hacer ningún acto en contra mío. La actuación de ellos es la lógica. No estoy en ese sentido paranoica de que me querían perjudicar. Nada, de nada. Ni siquiera me llamó mi secretaria.”

Hay dos cosas que son un clásico en los funcionarios argentinos. Los que tienen mujeres millonarias y los que obtienen préstamos de los parientes cercanos de los que no hay comprobantes.
 

Categories:

8 Responses

  1. Felisa lo dijo: “Todo esto está montado para perjudicarme”

    Según Clarín, el mismo diario que habla de U$S64.000, la Ministra nos cuenta que se armó una descomunal campaña sucia para que alguien pueda quedarse con su puesto.

    http://www.clarin.com/diario/2007/07/07/um/m-01452824.htm

    Argentina no es un país en serio, ni es un país serio, y al ritmo que vamos, ni vamos a ser país; ¿creen que Cristina cambiará el himno para adoptar “God Save the Queen”?

  2. Benegas, estos tipos no se estarán pasando de rosca?. Ya no nos mienten ni nos toman el pelo, nos están literalemente tratando de boludos.

  3. Primero eran 241.000 dólares que constan en un acta policial que han destruído, ahora dicen que en la bolsa había 31.000 dólares y 100.000 pesos.

    Si la declaración jurada dice que doña Micheli tenía 76.000 depositados en el banco, para llegar a la suma encontrada en la bolsa debió acumular un ahorro de 10.144 pesos por mes, una suma mayor a los sueldos que dicen ganar los ministros.

  4. Dice Kirchner que Cristina es la profundización del cambio. No se a que cambio se refiere, porque en cuatro años no he visto ninguno. La política de Kirchner es lo más viejo, lo más rancio, lo más corrupto de la política argentina. Pienso en que quedó aquello de que “se vayan todos”, la reforma política de Duhalde, las internas abiertas, etc. pues el resultado es que todo quedó igual, siguieron todos los que la comunidad exigía su retiro, se quedaron todos y repiten sus vicios. Néstor Kirchner y su esposa Cristina no son quienes hayan de producir cambios. No conciben el significado de la palabra cambio, salvo los cambios de vestidos de Cristina; tampoco son quienes van a mejoras la “calidad institucional”, porque no saben el significado de Institución.
    Desde 1983 ha sido una involución política constante, una degradación de la sociedad argentina que no tiene precedentes en su historia. Se han perdido todas las instituciones y valores, no se distingue lo bueno y lo malo, todo da igual. Antes había ciertas reglas de comportamiento,había reglas de buen gusto, habían tabúes, habían palabras o cosas que no se podían decir y cosas que no se podían hacer, no era porque era una sociedad fascista o autoritaria, sino porque había un código mínimo de normas de respeto entre los individuos. No era una sociedad santa ni impoluta,habían ladrones, prostitutas, criminales, gente de toda clase, pero existían algunas reglas, y no es porque sea tan viejo, tengo 42 años. Hoy en día las palabras procaces han sido incorporadas al lenguaje, la autoridad del padre se ha perdido, la escuela ha perdido su excelencia, y los profesores su autoridad y sabiduría. La televisión ha pasado a ser el único norte que la gente obedece, pero este instrumento que podría ser para educar es utilizado en las forma más depravada y destructiva, se ha convertido en una herramienta para lavar y dominar las mentes de la gente.

    El cambio de Kirchner es “cambiaremos todo para que nada cambie”. El cambio que puede venir en Argentina como siga esta política va a ser un cambio no elegido:la desintegración total de comunidad, o la caída en una dictadura tiránica.

  5. 60 calinas para un boleto?? entonces había seña!

    no había? bueno, entonces segunda pregunta…

    60 calinas para el boleto? compraba “una casita” de 250 calinas? (el boleto es habitualmente del 20-25-30%)

    no tiene esa plata declarada? su hermano se la prestaba? que bueno el hermano!

    la ex del nacion no tiene cuenta que iba a abrir una ese mismo día? la ministra recomienda guardar la plata en el placard?

    …nos están tomando el pelo????????

  6. Yo, si fuera la ministro/a tampoco confiaría en los bancos para guardar mi dinero… después de todo, cuando ella estaba en el nación robaron las cajas de seguridad (pese a que ella declaró que no había habido ningún problema de seguridad)… el placard es la opción lógica para cualquiera que aprecie su plata…

  7. Al proceso de desencanto de los gobiernos siempre concurre algún hecho resonante que marca su declinación definitiva.

    Para Alfonsín fueron “Los pollos de Mazzorín”, que en realidad no fué un hecho de corrupción sino la culminación del colapso del estatismo.

    ¿La “bolsita de Miceli” iniciará la cuenta regresiva del kakismo.?

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: