Me concentré, me concentré, me concentré y creo que esta vez no le erré. Es hoy a las 19 la primera reunión del club de lectura. Cada uno puede aportar sus propias lecturas para conectar con los acontecimientos del presente. Voy a arrancar con algunas cosas no tan conocidas de Alberdi, un autor que nos sigue enseñando como si estuviera escribiendo en este momento.

El lema del club será “las ideas son para esta vida”, para que no lleguemos a la otra y nos acordemos recién entonces de que teníamos varias cosas que decir. Sobre todo porque nadie sabe si el paraíso no está siendo copado por el peronismo. Y eso sin contar que un día va a llegar Farinello.

Categories:

10 Responses

  1. Supongo que el club estara inscripto en el Registro Nacional de Clubes de Lectura,

    tal como prescribe la legislación de la nueva cultura tributaria,

    y sus miembros, previa a su admisión como socios habrán completado la Declaración Jurada de contribuyentes cumplidores.

    Si los textos a leer están impresos en papel, deberan tributar según la legislación vigente.

    Si están en “soporte magnético” sufrirán el recargo que marca la ley.

  2. Creo que sería muy provechoso leer también a Pellegrini, especialmente sus llamadas Cartas Americanas que se publicaron en el diario La Nación entre el 17 de diciembre de 1904 y el 6 de enero de 1906. Copio un párrafo de la primera donde analiza las condiciones de vida de los EEUU:

    Hay allí, pues, un gobierno veraderamente representativo, republicano, federal; un pueblo que se gobierna a si mismo y 15.000.000 de ciudadanos que votan. ¡Cu´n humillante y triste es comparar todo esto con ese simulacro de Gobierno representativo que impera en la Argentina y en toda Sud América!
    Si un americano me hubiese pedido que le explicara el mecanismo electoral entre nosotros, hubiera tenido que confesarle lo siguiente:

    En nuestras provincias el poder político residen en el gobernador. El no admite que haya comités ni partidos que limiten ese poder y los suprime en defensa de lo que él, llama “la integridad de su autoridad”; no comparte la autoridad política con nadie, porque esto siempre, según sus doctrinas políticas, afectaría su autonomía…Todas las leyes políticas las hace el gobernador quien las remite a las Cámaras para que las sancionen siendo un acto de insuboridinación por parte de un diputado el negarle su voto. ¿Y en el orden nacional? Mutatis mutandi, hasta ahora ha sido lo mismo…

    Por algo muchos lo llamaron El estadista sin miedo.

  3. José: le deseo éxito en el nuevo Club de Lectura. Supongo que es un gran desafío conseguir que la gente lea más. Lamentablemente no podré asistir al club de Lectura por la distancia. No obstante no pierdo las esperanzas de asistir al menos unas vez y pronto.
    Saludos y éxitos!

  4. Roak: tengo a mano fragmentos del artículo de Pellegini sobre la Organización del Trabajo, cuyas ideas son tan de avanzada que aún tienen vigencia, sólo que los progres ignoran que muchos antes que ellos, este verdadero estadista se preocupaba por el tema.

    “¿Cuándo y como termina esta lucha del trabajo contra el capital?” se preguntaba. Copio sólo unos párrrafos:

    “Mayores salarios y menos trabajo es un programa seductor para la masa de obreros, pero es algo perfectamente indefinido. No será posible aumentar indefinidiamente el salario o disminuir la horas de trabajo, sin afectar seriamente la existencia de la industria misma y sin idustria no hay salario ni trabajo. No puede haber mayor salario ni menos trabajo que los que la industria pueda legitimamente dar.”…

    “Hay que concluir con las huelgas y los cierres que, si han sido y son eficaces como medio de lucha, no pueden ser de empleo permanente como la guerra y las batallas no pueden ser ocupación de pueblos civilizados”.

    “La única parte de la actual legislación verdaderamente útil y eficaz, es aquellal que ha sido dictada no en beneficio exclusivo ni del patrón, sino en defensa de la sociedad toda…”

    Roak: Podes consultar Carlos Pellegrini El estadista in miedo de Jorge Newton. Es un libro de 1965 que editó la desaparecida Editorial Claridad. También está el libro de José Maria Bustilolo, Pellegrini, Discursos y escritos y otro de Agustín Rivera Astengo, titulado Pellegrini, Obras. Presumo que estarán en la Biblioteca Nacional o la del Congreso.

  5. Muchísimas Gracias Ricardo. Soy un coleccionista de ensayos. Deseo conseguir este trabajo y ponerlo en mi blog.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: