En uno de los habituales desayunos organizados por Mariano Caucino en la UCES le tocó exponer su visión sobre la actualidad política a Carlos Pagni quién siempre aporta elementos y aristas novedosas para agregar al análisis.

La pregunta que dejó para el final de su exposición fue ¿Macri o Scioli? Lo que quiere decir que la posibilidad de que la alternancia a este sistema político se de desde dentro o desde fuera del kirchnerismo existe por igual. Hablaba de una carrera hacia el 2011.

Pagni opinó que la derrota de kirchner en Captital podría ser el síntoma de que el marketing progre de K, que impacta en la clase media urbana, corre el peligro de agotarse. Parece ser la misma apuesta de Macri cuando quita definiciones a su discurso que puedan chocar con el sistema de dogmas izquierdistas que sigue siendo tan fuerte.

Mientras hablaba Pagni pensaba sobre la gran inestabilidad de los equilibrios políticos y lo poco confiable que es para aspirante a las grandes ligas hacer una apuesta de largo plazo. Es la hora de los expertos en hacer la plancha, el problema es que no es eso lo que el país necesita. Detalle casi absurdo en el contexto en el que estamos.

Algo que me llamó la atención es el nivel de quienes fueron a escucharlo. Senadores, diputados, diplomáticos. Gente que ha estado o está en el poder. Si bien Pagni supera intelectualmente a la media del periodismo con amplitud, me dejó la sensación de que en el fondo los políticos entienden menos del campo y del juego en el que están que los que los miran de afuera. Se sienten desorientados y necesitan que alguien les diga hacia dónde van ellos mismos. Pero por algún motivo es más común que un político escuche la visión de un periodista a que ocurra al revés que es como debería ser si no estuviéramos en los problemas en los que estamos.

Se los dijo el mismo expositor. Los políticos analizan su actividad como si un elemento fundamental estuviera ausente, que es la voluntad política. Las cosas ocurren, como el clima. Pareciera que sólo hay que medirlas y obrar en consecuencia.

Categories:

11 Responses

  1. Yo pienso que el sistema politico argentino debe encaminarse hacia un bipartidismo o un multipartidismo moderado(con no mas de 4 o 5 partidos) ya que este sistema es el mas estable.
    En la Argentina hoy en dia existe un multipartidismo polarizado que lleva a multiples representaciones en el congreso y por consiguiente a la inestabilidad, pero antes de arreglar el sistema partidario lo que se debe hacer es garantizar lo fundamental para que un pais funciones con normalidad, seguridad juridica, inversiones, credibilidad en el sistema financiero, bajar los impuestos, estimular a los empresarios, etc. Con todo esto reuelto, despues quedaria por resolver la cuestion del sistema politico.

  2. Coincido con el análisis. Los políticos argentinos, en general, son autistas. Se encierran en su propio y erróneo universo de ideas y ven la realidad sólo desde la perspectiva que les conviene. Voy a poner un ejemplo que todos pueden comprobar facilmente. El Jefe de Gobierno de la Ciudad ha creado un blog, supuestamente, para recibir opiniones de la gente. Claro que, según la advertencia que allí figura, él se reserva el derecho de publicarlas o no. Lógicamente, como le corresponde a un demócrata de ley, sólo difunde los elogios. Mis cuatro o cinco comentarios críticos a su gesión no fueron aprobados y aún permanecen sin aparecer.

  3. Creo que antes de pensar en un sistema bipartidista o de otro tipo debemos preguntarnos sobre el papel y el sentido de los partidos políticos en la Argentina y la razon de su existencia.

    Hoy se comportan como corporaciones cartelizadas para acceder al y retener el poder,

    han extraviado el sentido de la representación, han perdido el significado y la necesidad de una oposición,

    la alternancia en el poder, y el fin último de la organización republicana: Limitar el poder.

    No he oido a ninguno levantar la voz para protestar por la vergonzosa parcialidad del jefe de estado hacia el candidato de un partido (El oficial).

    Como que les ha parecido lo mas normal.

    Un verdadero analfabetismo de nuestros políticos.

  4. No creo que solo pase en Argentina. Si recordamos el artículo referente a la comunidad europea, que leimos en el blog hace unos dias, no damos cuenta que pasa en todos lados. Llegar a un cargo es como llegar a un meta, ganar el premio y volver a la casa a descansar, sin pensar en nada.
    El presidente actual es un vulgar tirano y los políticos que tratan de escuchar otra opinión se deben sentir valientes porque a los propios los deben tener amenazados

  5. Creo para mejorar la representación se deben elegir los diputados por circuitos uninominales y a simple mayoría. Esto forzará a los políticos a alinearse a favor o en contra del gobierno. Si se estatuyera un sistema bipartidista por ley seguramente no funcionaría. La clave es el sistema electoral.
    En vez de un sistema parlamentario como piden algunos jueces y políticos es mejor volver al sistema de colegios electorales para elegir presidente. Este sistema y el parlamentario son elecciones indirectas del ejecutivo pero el primero le da más estabilidad al funcionario jefe del poder ejecutivo.
    El sistema uninominal es el que se emplea en: Estados Unidos en todos los niveles, Canadá, Francia, Alemania, e Inglaterra.

  6. Creo que también yo, ciudadana, soy responsable. Por lo tanto contribuyo con el problema. Voto de vez en cuando, tapándome la nariz, pago mis impuestos, uso el cinturón de seguridad, me informo, no robo, pero..¿qué más?…
    Encima tengo una justificación brillante: tampoco participo porque no hay partidos políticos que funcionen…
    Creo que si no volvemos a un marco legal como el que antes existía: participar y elegir candidatos dentro de los partidos, no veo el camino…no puede ser que todo se acabe acá, llorando detrás de la pantalla.

  7. Es verdad lo que dice Roark, fue un grave error el eliminar el colegio electoral para la eleccion del presidente. Otro tema importante es el sistema de partidos, yo en realidad dije que un sistema bipartidista es estable siempre y cuando se respeten las reglas de juego electorales.
    El sistema uninominal es importante pero el tema de la alineacion con el gobierno tiene que ver con la cohesion interna de cada partido. En la Argentina no existe la disciplina partidaria, son mas importante las figuras particulares que los partidos. En Inglaterra por ejemplo los parlamentarios de un partido siempre votan a favor de una propuesta del gabinete aunque no esten de acuerdo porque de lo contrtario eso signuficaria una desestructuracion del partido a nivel interno y probablemente les costaria el triunfo en las proximas elecciones. Un buen ejemplo se vio en la mayoria laborista del parlamento britanico y sus votos mayoritariamente a favor de la guerra en Iraq.

  8. Pero en Estados Unidos no existe mucha disciplina partidaria. Muchos menos en el lado demócrata. No obstante tiene un sistema bipartidista muy sólido, aunque en realidad hay como 70 partidos políticos distintos. En cuanto a Inglaterra no existe la filiación a un partido, cualquier parlamentario puede cambiarse de asiento en el parlamento. La mayoría gubernamental se sienta a la derecha del Speaker y la oposición a la izquierda del mismo.

  9. Algun dia nos despertaremos y nos daremos cuenta que estos tipos que cobran por ser los jugadores en realidad estan en la tribuna igual que nosotros esperando que “alguien” haga las cosas….y asi vamos…creyendo que las cosas suceden en el vacio y por generación espontanea y que nada tiene costo…asi Argentina (sin explicar muy bien quien o que cosa es argentina) crece pero nadie se toma la molestia de ver por que y que significa ese crecimiento, asi según Duhalde la devaluación y la “pesificación asimetrica” (eufemismo para decir expropiacion de depositos) se PRODUJO, etc. etc…..por eso van a escucharlo a Pagni, para que les diga que es lo que esta pasando..

  10. Vieja Verdad: Un hombre se hallaba perdido en un bosque. Desesperado corria de un lado para otro sin dar con la salida. En un momento dado, ve a la distancia a otro hombre, corre hacia el. Al alcanzarlo le cuenta que estaba totalmente perdido y le pregunta si conoce la salida. El segundo hombre le dice: creo que si, pues ya recorrí muchos caminos, por lo tanto se cuales no debo volver a caminar. Quizás si entre los dos, recordamos todos los caminos ya recorridos, averigüemos cual es el camino a recorrer, para encontrar la salida verdadera.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: