Si hay algo más ridículo que el kakismo cuyo único tema son los años noventa habiendo […]