En Perfil hace rato que se informa lo que se debe informar y hoy parece ser el día en el que encuentro titulares bien puestos por todas partes. Contra la tesis de Morales Solá, que compraron unos cuantos, que convierte al fiscal del caso Skanska en una “víctima de una jugada” (con el probable objetivo de preservarlo por los servicios prestados en el pasado en la demostración de la malignidad de la década del noventa), el portal de Fontevecchia pone la cuestión en términos precisos después del reportaje hecho ayer por el señor Majul: “Clara muestra de la escasa independencia del Poder Judicial. CASO SKANSKA. EL FISCAL STORNELLI CONFESO QUE CHARLA TODAS LAS SEMANAS CON ANIBAL FERNANDEZ“. 

El antinoventismo de la Alianza primero y los gobiernos que lo siguieron después por odios personales, resentimientos o utilitarismo político si escrúpulos, no dudó en recurrir a la ilegalidad, al invento de figuras penales y al absurdo más absoluto para perseguir a lo que el brillante vice presidente que tuvimos y actual delegado kakista para hacer huevo en el Mercosur, don Chacho Alvarez, marcó en su momento como “casos emblemáticos de corrupción”. En términos más claros y menos berretas, determinaron a quienes se les debían probar cosas y luego se lanzó a la gente con menos escrúpulos y veleta del poder judicial a una cacería.

El kirchnerismo no debe ser investigado con las mismas armas, no porque no lo merezca en particular, sino porque no lo merecemos quienes queremos vivir bajo el imperio de la ley y con esas armas sólo conseguiremos cambiar de bandoleros otra vez. Nada tienen que hacer si se quiere recuperar la Justicia imparcial, los Monner Sanz ni los fiscales visitantes de despachos oficiales. No importa si ahora se pelean con el gobierno, no es el tipo de personas con el que se reconstruyen las instituciones. Los funcionarios deben ser investigados y juzgados por gente que no sea ahora, ni haya sido antes, ni se demuestre dispuesta a ser amanuense. Y la peor versión de esta lacra es la que se demuestra disponible para perseguir inocentes. Y digo inocentes en el único sentido en que lo utilizaría un republicano: como aquél a quién no se le ha probado un crimen previamente tipificado como delito.

El fiscal Stornelli confesó algo más que reuniones con el ministro del interior. Habló de una amistad. Si se ve la forma en que se le responde desde el Poder Ejecutivo, esa amistad es un tanto particular. Parece inspirada en el poder del ministro más que en afinidades personales. De cualquier modo un fiscal federal no puede mantener una relación amistosa de ese tipo, menos en los despachos oficiales.

Se equivocan y muchos los que piensan que “la amistad” puede convertirse rápido en “enemistad” y así convertir en “útil” al señor Stornelli para investigar la fiesta kakista. El derecho no requiere enemigos, sino gente imparcial y seria. Menos aún enemigos de los que se debilitan y amigos de los que se fortalecen.

De paso sería necesario investigar si anticipó los pedidos de indagatoria al ministro y si existieron gestiones en ese sentido de la señora Ocaña que también es funcionaria pública y tiene sus deberes que cumplir. Al final todo el mundo muestra su naturaleza.

Actualización: Para aclarar un poco más el significado de las declaraciones de Stornelli. Tampoco correspondería que diera información de ningún tipo sobre la causa. No hay “medida de las posibilidades posibles”; no lo puede hacer. Tampoco debe admitir que el gobierno le muestre su interés en la causa y mucho menos seguir asistiendo a los despachos oficiales a pesar de eso. Ni siquiera es un argumento verosímil que quisiera el señor Fernández tener la información para “proceder administrativamente”. Una estupidez, eso es algo con lo que se cuenta al mismo tiempo que se dan a conocer los pedidos de indagatoria. Y algo que me señala un amigo: El pedido de indagatoria Stornelli lo había hecho antes de estas reuniones con Fernández. La información que compartió con el ministro no puede ser sobre tal pedido, sino de la decisión ya tomada del juez Montenegro, convirtiéndose en un informante de quienes están siendo investigados. 

Actualización: Les transcribo el comentario del doctor Guillermo Rivarola (que de esto sabe más que yo por cierto) a otro post sobre el tema que reprodujo La Historia Paralela:

El artículo 204 del Código de Procedimientos en Materia Penal -ley 23.984- establece en su párrafo final : “EL SUMARIO SERÁ SIEMPRE SECRETO PARA LOS EXTRAÑOS”. Es decir, -aclaro- para los que no son IMPUTADOS, ni QUERELLANTES, ni TERCEROS CIVILMENTE DEMANDADOS, NI ACTORES CIVILES. Va de suyo, por lo que se conoce hasta ahora, que el Ministro del caso no ocupa ninguno de esos roles en el SUMARIO PENAL de mención, de modo que para él, es -o era- un tema SECRETO, al cual no debió tener acceso por vía alguna, como lo manda la ley arriba citada. Además, el art.157 del Código Penal dice:” será reprimido con prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial de uno a cuatro el FUNCIONARIO PUBLICO que revelarehechos,actuaciones o documentos que por ley deben quedar secretos”,en tanto el art. 248 del mismo código sanciona al funcionario que no ejecuta las leyes cuyo cumplimiento le incumbiere con prisión de un mes a dos años. Saquen conclusiones de nuestra juridicidad.

Guillermo F. Rivarola

Categories:

7 Responses

  1. En sendos reportajes a Cavallo y Menem, Fontevechia les pregunta, “y a quien votarian de la oposicion, a Carrio o a Lavagna ?” Parece que a Jorgito le dio un ataque de amnesia y se olvido que L. Murphy tambien es candidato opositor.
    No se cansa de sacar tapas haciendo referencia a los represores que van presos (esto mas alla del verdadero significado de la palabra reprimir que ya hemos discutido en este blog)lo cual me parece correcto pero siguiendo con su amnesia todavia no le vi ni una tapa que se refiera a los asesinos MOntoneros que estan en el propio gobierno y haciendo de las suyas.
    Y como si esto fuera poco, saco el escrache a la cara de galleta Kirchner a todo color, (metodo fascista con el cual discrepo obviamente)pero puso en dos lineas los escraches a Bisordi (ordenados por el lacayo Kunkeldicho sea de paso, o sea K )

    Digo esto Jose porque decis al principio que Perfil informa lo que debe informar. Tengo mis serias dudas.

  2. Marcelo, concuerdo con lo que decís en ambos casos, el de Carrió, y la visión de perfil sobre aquella década que me tiene podrido. Podría agregarte que Fontevecchia es de los que siguen pensando, pese a todas las evidencias, que buen periodismo e izquierda son sinónimos. Debería darse cuenta de que después del huracán K, casi van a ser antónimos.
    Sin embargo, creo que para ser justos no debemos elegir aspectos para totalizarlos. A la vez que ocurre eso y uno puede no coincidir con la línea editorial de Perfil, también se animaron a informar de verdad sobre el señor K con el riesgo de fundirse. Eso debe ser aplaudido y creo yo que es la prioridad en el periodismo.

  3. Recuerdan cuando Menem fue acusado por asociación ilícita en el caso de ventas de armas. ¿No era el fiscal Stornello, tan servil al gobierno de la Alianza, quien fogoneaba en los tribunales esta causa?

    Al confesar el fiscal que mantiene diálogo habitual con el ministro, y que mantiene una relación de amistad con él, ¿no es prubeba de que han hecho esta jugada de común acuerdo, para destruir pruebas incriminatorias contra los funcinarios? ¿No es delito destruir pruebas con el fin de obstruir la justicia? ¿No es esto una asociación ilícita? Dejo esto al juicio de los lectores.

  4. No concuerdo plenamente con el post ni con algunos comentarios precedentes.

    Creo que el gobierno quiere sacarse de encima al fiscal porque es uno de los pocos funcionarios judiciales que no lo puede dominar. El fiscal no anticipo el pedido de indagatoria sino que informó acerca del mismo, por lo tanto no se le puede realizar reproche.

    Eduardo Estevez

  5. Anónimo, el fiscal no trabaja para el gobierno, trabaja de investigar al gobierno. No tiene nada que informarles. Y que no lo pueden dominar es dificil de sostener, dado que se declara amigo del ministro del interior y les pasa información que no debe.

  6. Eduardo, el requerimiento del fiscal Stornelli era público y lo hizo en febrero de este año, así que no fue eso lo que le adelantó a los Fernandez. La información que brindó fue que el juez de la causa, Montenegro, daba curso a su requerimiento.

    Si el decreto del Poder Ejecutivo es verdadero, entonces Stronelli está inmerso en los delitos tipificados como tráfico de influencias ya que a cambio de brindar la información del llamado a indagatoria, habría aceptado como dádiva el ofrecimiento de Scioli.

    Si por el contrario, lo vertido en el decreto es falso, entonces Stornelli debería realizar la denuncia correspondiente por falsedad ideológica de documento público, figura penal que conoce muy bien por haberla utilizado para poner preventivamente en prisión a un expresidente

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: