Cuesta entender qué lleva a alguien a cometer un acto como la masacre de Virginia. Creo que nos perturba esa incomprensión porque partimos de la base de que las acciones deben tener una justificación y entonces el asunto nos da vueltas una y otra vez en la cabeza en busca de ese imposible: la explicación de lo inexplicable.

Hace un rato me detuve en una foto publicada en el sitio de Perfil del supuesto francotirador de Virginia. La nota citaba como fuente al sitio cronicasmoviles.com y remitía al supuesto blog del asesino, que como sabemos se suicidó después de sus crímenes. Recorrí las fotos del blog buscando ese imposible, el de entender cómo una persona capaz de sonreír puede a su vez cometer semejantes horrores. Quería saber más, así que me di de alta en el sitio para leer sus notas y fue cuando descubrí una que parece escrita por él que remite a un  diario personal. No alcanzo a entender el modo en que funciona el sitio. Si no me equivoco las notas contenidas en ese link son hechas por el autor del blog y quién subió las fotos. En la primera remite a su diario, en el que dice ser en realidad de un defensor de la segunda enmienda y el derecho de los individuos a portar armas que se hizo pasar por el asesino de Virginia para reivindicar su causa y a la vez recaudar fondos para las víctimas de la masacre.

Una jugada fuerte si la interpreté bien, de un gusto dudoso. Sin embargo me tranquilizaría tanto poder seguir pensando que alguien que sonríe no mata así, que compensaría el malestar por el engaño.

Tal vez ustedes puedan interpretar esto mejor que yo.

Categories:

11 Responses

  1. José estuve viendo los periódicos y en Diario de Cuyo aparece un mapa de los Estados Unidos con números que indican las personas muertas que han habido desde 1998 hasta la fecha. Se parece al mapa que se ve en las elecciones presidenciales cuando indican los electores que tiene cada estado. Me llama la atención que todos los crimenes se han cometido en los estados de ambas costas de los Estados Unidos. Me llama la atención que son los bastiones demócratas también. Pero enfocándome en el tema, estas locuras humanas como las de Virginia ayer, no son producto de las mismas universidades. He visto que en las universidades y principalmente las facultades de ciencias políticas, sociología, psicología, periodísmo, servicio social, el termino repetido es la palabra “social”,( maldita sea esa palabra); contencion social, planificación social, justicia social, diseño social, ingeniería social, etc.
    Las universidades están perdiendo el carácter y propósito para las que fueron creadas. Todo este cientifícismo, tendiente a manipular al ser humano y quitarle el carácter de individuo, singular y racional es lo que yo creo personalmente produce estos fenómenos que no tienen nombre.

  2. Pasaron cosas similares en otros países, como Alemania e Inglaterra.
    No tienen relación con nada.
    Nunca hubo explicaciones creíbles.
    Posiblemente no las hay.

  3. Son personas desiquilibradas por diversos motivos, y echarle la culpa las armas es como hablar de la Segunda Guerra y decir que la culpa fue de los Stukas y U-boats entre otros.

    Aquí el culpable es el individuo que para “satisfacer” esa locura bien podría haber hecho una bomba casera o agarrar el auto y entrar a matar gente por la calle.

  4. Las armas no mataron nunca a nadie, esto está claro. Y asesinos en masa en general han sido gobernantes, no gobernados.

  5. El éxito y el fracaso personal, en contraposición con el éxito o el fracaso del resto o parte de la sociedad, son dos provaciones constantes. En los Estados Unidos tal vez se viva con mayor vehemencia, pero nosotros ya tuvimos nuestro debut con Junior de Patagones, con Martín Ríos… Joseph, un abrazo de este silencio lector de No me parece.

  6. Siempre hubo y siempre habrà chiflados trasnochados solitarios que desencadenan msacres.
    En la prehistoria – imagino – cuando un psicòpata asì decidìa matar a sus pares mientras dormìan en la caverna, les darìa un hachazo. Si las hachas se hubiesen prohibido, no huibièsemos llegado aquì entonces.
    De todos modos, èsto es siempre pasto para quienes rumian odio a todo lo norteamericano.
    Es sumamente interesante interiorizarse de porquè ese gran paìs considera que cada individuo tiene un real derecho a poseer armas. No es sorprenderte llegar a argumentos de libertad y derecho de propiedad individual, caracterìsticos pilares (y nò simplemente escritos) de Norte Amèrica. De que cada individuo tiene derecho inalienable a su propia defensa, incluìdas las armas para sostenerla en casos lìmite.
    Para màs de un distràìdo, lo simple es llegar a la idea de un paìs “en armas” ò de “gente agresiva”, excelente clichè para la gilada.
    De aquì, obviamente no se desprende que debe haber lìmites que pulir, en cuanto a quines se vende las armas. Y eso seguramente es àrea a discutir con diversos argumentos.
    Lo notable es còmo vivimos en las antìpodas aquì, cuando el año pasado el gobierno Kaka, pretendiò desarmar a la poblaciòn comprando las armas. El estado armado y el individuo inerme.
    Conceptos de Estado, libertad e individuo al final de cuentas, y como siempre.

  7. Es cierto Lucho. Para la mayoría de las personas el fracaso colectivo es preferible a la posibilidad del éxito de otros. Nuestro Junior de Patagones fue sepultado por la explicación setentista, tan cómoda, de que el asunto era propio del hijo de un gendarme.

  8. Las armas no son malas, sino todo lo contrario. Cada persona tiene el derecho a tener un arma para proteger su vida, su propiedad, et. Lo que debe ser penado es la forma en que esa arma haya sido usada. No es exactamene lo mismo matar a un individuo en mi casa que entra a robarme, que si yo voy a un banco y le doy un balazo al cajero para quitarle el dinero. El zurdaje no entiende o no le conviene entender la diferencia. E incluso debe tener un arma para defenderse del gobierno, que es el mayor villano que ha habido jamás.
    No hay diferencia entre un asaltante que apunta un arma a cambio de un botín, y el gobierno que ataca con la polícía el cobro de impuestos. Las forma es diferente pero la substancia la misma.

  9. Omar…el zurdaje entiende la diferencia perfectamente…las armas las quieren manejar sòlo ellos desde estados totalitarios. Ni siquiera quieren FFAA…poder absoluto se llama. Lo entienden perfecto.

  10. Además, aunque la legalidad de las armas fuese el probelma (que no lo es)alguien que realmente tiene tanto resentimiento se las arregla para conseguir una ilegalmente o en su defecto busca otra manera de matar…

  11. Este episodio que pudo ocurrir en cualquier país, puede ser utilizado para justificar el desarme de la población por los gobiernos de inclinación totalitaria.

    El debate de posesión de armas por la población fue muy intenso durante y después de la redacción de la Constitución Norteamericana,

    finalmente se impuso la libertad de posesión con el sabio argumento de que:

    “Es mejor que el gobierno tema al pueblo que el pueblo al gobierno”.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: