La invisibilidad internacional es el mejor negocio para Kirchner. Sus estándares morales y políticos no podrían provocar otra cosa que rechazo en el mundo mejor (llamado primero). En ese sentido la payasada hecha con Chávez semanas atrás más allá del deterioro particular en la relación con Washington el principal problema que le causa el kakismo es que provoca interés en observarlo. Y nada bueno le puede traer que lo observen.

En esta reunión en la capital norteamericana que comenta La Nación hoy se refleja un mayor conocimiento del presidente argentino, pero falta algo importante: se lo sigue considerando un líder nacional, se lo juzga y analiza como un jefe de estado, pero Kirchner es sólo un jefe de facción y una facción por cierto ínfima. Esta distinción es útil para hacer el cálculo de costos y beneficios en la relación con Chávez y también para evaluar cómo  se desarrollan los vínculos con los Estados Unidos. Tener el control del país, convierte a la Argentina en una moneda de cambio para cualquier objetivo del grupo gobernante. Lo mismo que ocurre hacia adentro, ocurre hacia afuera. El kirchnerismo es como una burla a todos los sistemas y a todas las ideas y lo peor es que hasta ahora eso no es una debilidad sino una fortaleza.

Categories:

13 Responses

  1. “hace un uso desinhibido del dinero oficial, pincha teléfonos y caracteriza todas las formas de disenso y desacuerdo como ilegítimas” = DICTADOR.
    La tienen clara.

  2. La desgracia es que a la hora de votar, èste sicòtico que llegò al poder con el 22%, hoy ganarìa nuevamente.
    Creo que una vez màs es cierta la frase que “los paìses tienen presidentes que se les parecen” ò “se merecen”.
    Hay una mayorìa que es representada en K en realidad, no jodamos.
    Y si corremos el enfoque apuntando a la sociedad que acepta – ademàs de muestras de prepotencia y malaeducaciòn -ilegalidades permanentes de èste dèspota y su banda?
    Estoy seguro que la respuesta està ahi, en una sociedad en mal estado.

  3. Al autor de este blog:

    En esta oportunidad no voy a opinar sobre sus comentarios en esta página ya que la mayoría son referidos a temas políticos, y no me considero apta para emitir una opinión al respecto, pero sí quisiera pedirle algo, y también a los demás visitantes.
    Estudio Asesoramiento de Imagen y para un trabajo se me ocurrió no sé por qué, analizar y sugerir un cambio (personalidad y apariencia física) para Cristina F. de Kirchner. Llegué hasta acá a través de Google, y lo que pude ver acerca de esta mujer hasta ahora me ayudado – y de paso, me ha abierto un poco más los ojos-.
    ¿Qué opinan de su actitud, comportamiento, etc.?
    Espero puedan ayudarme, muchas gracias.
    María Paula.

  4. Hola María Paula. Te respondo desde el ángulo que estás preguntando, sin consideraciones políticas. Sin embargo la dificultad para contestar tu interrogante está en que hay elementos políticos que inciden en la imagen de esta señora. Quiero decir que al poderoso, en un país autoritario, se lo quiere ver de determinada manera. En una sociedad abierta, al que ejerce el poder se lo observa sin esa necesidad de identificarse con él para no caer en la volteada.
    Dicho esto, la imagen tiene un valor relativo como tal, está influida por el hecho de que se piensa que la señora puede causar mucho daño y no tiene problemas en exhibir su arbitrariedad. Con esta aclaración, sin la anteojera general de la población argentina, doña Cristina luce ordinaria y dorada. Nuevo rica, digamos. Exhibe cosas caras y eso demuestra falta de elegancia. Sus cirugías pasaron el punto prudente y ya se le vinieron encima.
    Pero lo que peor me cae en su imagen es esa cosa muy cocoliche implícita en su producción, algo así como “mirá lo que me compré ¿sabés cuánto me costó?”
    Espero que estos comentarios te sirvan.

  5. Parece increíble que el Sr. K. crea que puede estrenar un estilo inédito que le dé popularidad sobre la base de desprolijidades y comportamientos díscolos.

    Esto está bien para ciertas vedettes a quienes no importa lo que se diga de ellas con tal que se diga algo.

    En política, sin embargo la Historia muestra que estas conductas terminan mal.

    Claro, que eso supone haber leído la Historia.

  6. Juanjo, coincido que el paranóico de Kirchner ganará las elecciones, su mediocridad y ordianariez es representativa de la mayoria de la comunidad argentina. Argentina se ha vuelto muy ordinaria en los últimos años, y Kirchner es el prototipo perfecto de esa ordinariez. Y respecto de de lo que dice María Paula, sobre la imágen de Cristina, digo lo mismo. Cristina es tan vulgar y ordinaria como su marido, luce joyas muchísimo más valiosas que su personalidad. Parece una mujerzuela de Hollywood. !Deplorable!

  7. El montotirano es un ser en extremo vulgar. Primitivo y rudimentario. Un sujeto que tiene un vocabulario que no parece exceder las cien palabras.
    Cristérica se ha transformado en una extravagancia de la naturaleza, una suerte de motoquera cincuentona desesperada por exhibir “sus oros”. Con todas las cirugías que se hizo corre el riesgo de terminar como Goldie Hawn y Meryl Streep en “La Muerte le Sienta Bien”: Caerse por las escalinatas del Congreso y hacerse añicos.
    Coincido en que ambos, desafortunadamente, representan el estado de ordinariez generalizado que se ha apoderado de los súbditos que pululan, sin pensar, por los Soviets Desunidos del Río de la Plata Devaluada.

  8. Tanto el Sr. K como su señora son dos casos de individuos que revelan sus verdaderas
    personalidades y se marean, cuando pasan a ejercer un poder que les queda grande.

    Un antiguo proverbio popular lo expresaba así:
    “Si quieres conocer a Agapito… dale un puestito”.

  9. El recurso del Sr. K de pinchar teléfonos a que se refiere Fabiana mas arriba

    y que se extiende no sólo a los disidente sino a sus propios colaboradores, es un a evidencia de la inseguridad que lo inquieta.

    Inseguridad que proviene de su íntima convicción de que las adhesiones que lo sostienen no son genuinas, son compradas, y por lo tanto, transitorias.

  10. Sherwood, Si bien su comentario sobre la señora como “motoquera cincuentona desesperada por mostrar sus oros” me parece acertado, espero se equivoque sobre el parecido con los papeles de Meryl Streep y Goldie Hawn. Recuerde Usted que ambas actrices en la ficcion estaban muertas y el pobre Bruce Willis hacia las refacciones. Esta en cambio esta bien viva y las refacciones las pagamos nosotros.

  11. Muy cierto, el buenodegeorge.
    Hay otra diferencia: Bruce Willis tuvo que matarse antes de caer en manos de esas dos brujas. Fue una decisión individual. En cambio nosotros, para librarnos de Cristérica, tendríamos que apelar al suicidio colectivo.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: