Ayer el embajador argentino en Estados Unidos don José Octavio Bordón se vio reprendido publicamente por Nicholas Burns, el número tres del Departamento de Estado, por el acto anti Bush realizado por Chávez en Buenos Aires. La respuesta hipócrita del señor Bordón fue que el gobierno no tienía nada que ver con esa manifestación política y que era parte de la libertad de expresión del presidente Venezolano. Hasta comparó el caso con atribuirle responsabilidad al gobierno norteamericano por declaraciones de Chavez en New York durante una visita a las Naciones Unidas.

Al mismo tiempo el canciller Taiana expresaba el malestar del gobierno por las declaraciones del titular de Petrobrás quejándose con el control de precios que afecta a la empresa. Las empresas pueden venir pero calladitas y sin chistar, según la política oficial.

Dificil de congeniar la amplitud con que se considera parte de su libertad de expresión el un gobierno extranjero utilice a la Argentina para atacar a otro gobierno por parte del señor Chavez y la estrechés con que se interpreta el derecho al pataleo de una empresa radicada en el país.

Dejando de lado todos los principios olvidados en ambos casos, lo que está clarito es que las acciones oficiales de la Argentina están dirigidas a defender intereses personales kirchneristas. Hay libertad de expresar lo que le gusta a Kirchner pero no para decir algo distinto a lo que quiere oir.

 ¿Necesita el señor Burns alguna prueba más de la responsabilidad directa del señor K por el acto de Chávez?

Categories:

9 Responses

  1. En este cruce de apreciaciones la calificacion de “desafortunada” termina alli.

    En cambio la calificación de “inaceptable” sugiere una acción posterior para ejercitarla.

    Me pregunto en que consistirá la “no aceptación” de las declaraciones de Burns.

    Me parece entonces que “inaceptable” es bastante “desafortunada”.

  2. No se preocupen que ya vendran las excusas y explicaciones del caso diciendo que lo sacaron de contexto y que en realidad argentina es lo mas parecido a Suiza que hay sobre la tierra…la culpa es del chancho y del que le da de comer…en nuestro caso los que producen, posee y/o administran la riqueza , es decir estos imbeciles encumbrados en las cupulas empresarias son los verdaderos culpables y los que le abren las puertas a idiotas e ignorantes improvidados como ese mamarracho de devido , son los que le piden favores (proteccions cambiaria, monpolios garantidos, etc. etc.) sin ver que despues quedan en deuda con alguien peor que Don Corleone…dicho esto solo me queda por decir…señores propietarios de empresas JODANSE ustedes los pusieron donde estan…lo mismo pasa con el campo

  3. Todo èsto confirma la fama de jodidos que somos, desde el àmbito polìtico sobre todo, aunque nò excluyente.
    El tema pasteras lo mostrò tambien antes. Se hace lo que quiere K o se es enemigo.
    Que algùn funcionario K como el genuflexo Bordòn hable de libertad de expresiòn respecto al acto de Chàvez es tan ridìculo que da vergûenza ajena.

  4. Me parece que el gobierno está insistiendo demasiado en que no se va a dejar presionar, ni va aceptar comentarios “inaceptables”.

    No hace falta que lo advierta tantas veces. Quien esta firmamente determinado para ello, actúa en consecuencia y no hace tantas advertencias.

    “Dime de que alardeas, y te diré de que careces”.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: