Este sujeto Maza superó la imaginación de todos al utilizar un decreto para dejar sin efecto una suspensión contra él decidida por la legislatura. Nos está diciendo, si es que no lo entendimos ya con todas las acciones kakistas, que en la Argentina no hay ningún orden constitucional sino un orden político descarnado donde se impone el que la tiene más grande. Especula, previo acuerdo por supuesto, con que generar una crisis y mantenerla habilitará al gobierno nacional a intervenir a su favor.

No me parecería útil analizar el episodio discutiendo si es correcto el procedimiento o si en la Rioja hay una crisis institucional o una usurpación del poder por el ex gobernador Maza. No vale la pena porque no hay discusión al respecto y Maza lo sabe. Admitir la discusión es una concesión inaceptable. De lo que se trata esta cuestión es de cómo el gobierno impone su voluntad y cómo se apodera utilizando la fuerza bruta disfrazada para idiotas de legalidad de todo lo que quiere. Y también se trata de entender cual es la cancha en la que se juega este partido, algo de lo cual alguien alguna vez dedicado a la política y que no forme parte de la red de complicidades que la facción gobernante ha tejido, debería notificicarse. Valen las reglas democráticas que los colocan en el poder pero no valen las reglas democráticas que los quitan de ahí.

Lo de Maza es la demostración de que la legalidad se mantiene como cortina hasta que molesta. Eso es lo que el circo de Balcarce 50 denomina “Argentina en serio”. A veces son así de burdos, otras más sutiles como cuando quisieron llevar a cabo una reforma de la Constitución de Santiago del Estero por decisión del interventor federal mandado por Gustavo Beliz, don Pablo “corrección política” Lanusse, con el guión construido por su ideólogo Daniel Sabsay. Aspiración a la cual, debe reconocerse, le puso fin con total claridad esta Corte pesificatoria y montonero-reivindicatoria.

No me canso de repetir que la civilización y la legalidad son bilaterales. Hay una máxima en el derecho contractual que sólo por malas influencias francesas no se aplica a los asuntos públicos: la “exceptio non adompleti contractus” o excepción de incumplimiento que libera a una de las partes de un contrato de cumplirlo cuando la otra lo incumplió antes. De nada serviría al país voltear a un gobierno que se ha vuelto inconstitucional porque ya hay una larga experiencia que demuestra que esa vía conduce a vía muerta sin restablecer ningún orden. Lo importante es advertir el quebrantamiento del contrato y tratar al oficialismo como una fuerza ilegal que es lo que es para no contribuir a la confusión general.

Categories:

8 Responses

  1. Muy bueno y muy clarito el post.

    Locke defendía enfáticamente el sagrado derecho humano de última instancia.

    El derecho de resistencia a la opresión.

  2. Seamos realistas, no jodamos màs.
    Argentina es un paìs donde LA ILEGALIDAD es una manera de ser, de sentir, de actuar y un convencimiento de que no es tan malo.
    A nadie yà, se le mueve un pelo para jugarse por la dignidad, los principios. Sòlamente cuando le secuestran un ser querido, o – ridìculamente -luego del robo bancario a la sociedad, se sacuden cacerolas (uh…mirà como tiemblo) y los capos-maffia “la miran por TV”.
    Este es un paìs de diagnòsticos y nunca terapias. La Constituciòn es flexible, se ajusta al cuerpo de cada desgraciado en el poder. Asì son UNA MAYORIA. Relativismo puro, sinò preguntenle a Zaffaroni.

  3. Ha pasado mucho tiempo en que a los gobernadores de provincia, se les daba el trato “Su excelencia”, porque las exigencias requeridas por la constitución para desempeñar el oficio no calificaban a cualquier persona para desempeñarlo. Eran tiempos en que los gobernadores eran elegidos por compromisarios electorales y no por voto directo como se hacen la elecciones actualmente. Los vicegobernadores eran a la vez voceros presidentes del Senado que los dignificaba, y los miembros de los cuerpos legislativos recibían el trato de” Honorable Sr.” Pero después llegaron los tiempos de la “democratización”a la manera peronista y también radical en los años 30 y 40 y los gobernadores comenzaron a ser elegidos por voto directo en algunas provincias hasta que en la actualidad todos son elegidos por este método. El resultado ha sido una degradación creciente. Al ser elegidos directamente, los candidatos han tenido que recurrir a prácticas demagógicas para seducir a los electores, ofreciéndoles, obsequios, promesas imposibles de cumplir y a menudo ilegales, jubilaciones sin aportes, etc. etc. Ha llegado a tal estado de putrefacción, que cualquier energúmeno puedo ser gobernador y miembro del cuerpo legislativo, mientras la gente decente se abstiene de ejercer la política o desempeñar un oficio público. Tal es el caso del Ángel Maza gobernador de la provincia de La Rioja. Es un gesto plausible que la legislatura provincia haya tomado su rol de iniciar una acción contra semejante atropello de atacar al cuerpo legislativo en una sesión del pleno con el propósito de cambiar el resultado de una votación que les iba a ser seguramente desfavorable cuando se estaba deliberando sobre el presupuesto de gastos provincial.
    La crisis constitucional de la provincia de La Rioja debe resolverse con los preceptos de la Constitución provincial, siendo el cuerpo legislativo o la autoridad judicial provincial. El gobierno nacional no tiene nada que hacer. La intervención federal sólo es admisible cuando las autoridades provinciales hubiesen sido derrocadas por una chusma o una asonada. El precepto establecido por la Constitución Nacional es que la intervención federal se hacer para que la autoridad provincial se reestablecida y no al revés como se hace casi siempre. La decisión de la legislatura es legítima por derecho, la declaración realizada por el vicegobernador que dice estar a la decisión de Kirchner es tan deleznable como la que Ángel Maza de pedir la intervención para salvar su cargo y atropellar a la autoridad legislativa.
    Pero es lógico entender que el Sr. Beder Herrera hace lo mismo que otros gobernadores que dicen ser leales al presidente Kirchner, porque no les queda más remedio, de lo contrario el K y su “K……”los estrangulan financieramente con el asqueroso manipuleo de los fondos públicos por medio de la ley de coparticipación federal.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: