Filosóficamente confusa y políticamente ambivalente esa es la síntesis de la política exterior norteamericana sobre todo para esta región. El presidente de Estados Unidos se puso a explicarle a la izquierda repartidora de dentro y fuera de su país que al modo de esa facción parasitaria Estados Unidos ha sido bueno 

“Les hemos regalado plata” es la peor respuesta que  el presidente norteamericano podría dar a la pregunta de si le preocupa Latinoamérica. Estados unidos no tiene por qué regalarle plata a ningún país, ni es responsable por la pobreza sino que lo son los gobiernos a los que Washington subsidia para que sigan haciendo estragos en sus países y sus propios políticos laven sus consciencias en el mar del altruismo colectivista que los manipula.

La pobreza no se combate sino que se consolida con subsidios por otra parte. Y si de algo se ha dado cuenta Hugo Chávez es de que ese intento demagógico de los Estados Unidos de ganar simpatías mandando algunos dólares es de una debilidad absoluta para competir con una política de abierta manipulación populista. El populismo es útil para los populistas enemigos de la libertad que se sirven del poder.

Una política inteligente hacia Latinoamérica requiere dejar de comportarse como los proveedores y salvadores de la región para asumir relaciones de mutuo interés en la conservación, cada vez más complicada, de un ámbito de libertades para las personas porque ese es el fin principal del estado nortemericano y de algunos pocos en la región a los que Washington no presta ninguna atención. Los medios deben ser adecuados a los fines. Lo único que hace Estados Unidos en latinoamérica es alimentar a sus enemigos tratando de encontrar izquierdistas buenos a quienes comprar.

Pero les queda otra alternativa al cambio de rumbo en la dirección política que es impulsar el comercio de verdad. No ya mediante acuerdos, sino mediante una política de apertura unilateral masiva. El comercio civiliza más que cualquier franeleo diplomático. Ese si sería un golpe mortal para el payaso venezolano.

De cualquier modo supongo que sería más fácil que se entendiera un cambio en la dirección política de las relaciones exteriores, por lo menos para que deje de ser un negocio tan obvio y tan claro proclamarse antinorteamericano en esta zona del mundo.

Categories:

3 Responses

  1. El señor BUSH, como asi tambien el señor CHAVEZ, son dos mamarrachos de estos tiempos. Ambos son simplemente negociantes y como tales utilizan sus investiduras para hacer negocios. Poco les interesa la gente y mucho menos las necesidades de la gente. Por algo, el impresentable de nuestro Presidente, navega entre estos dos mares y no recala en firme en ningun puerto. Porque en definitiva no es diferente a ellos, pero tiene la gran limitacion que no cuenta ni con la plata, ni con el poder, que necesitaria para ser la misma cosa.

  2. Este el gran defecto de todos aquellos que no manejan sus intereses dentro de un marco de principios y valores y lo hacen solo mirando el corto plazo y en un sector determinado, ignorando la verdad axiomática de que nada sucede en el vacio ni por generación espontanea….de nada vale querer persuadir al que no quiere ser persuadido, es más solo busca tu destrucción. ¿por que querer buscar legitimidad o justificación en aquellos que solo pregonan tu destrucción?…lo unico que deberian hacer es dejar bien en claro su propuesta y dar testimonio de ella con hechos concretos , al que le interese que se suba y el que no que se quede en la miseria, la marginalidad y la berretada populista….
    La gran pregunta es ¿Esta hoy la dirigencia norteamericana regida por principios o valores o tambíen ellos han caido en el más abyecto populismo irresponsable ? …yo tengo la duda y ustedes?

Leave a Reply to Yosmary por todos los caminos...... Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: