¿Calentamiento global?: No le parece

Václav Klaus es presidente de la República Checa desde 2003. Se refiere en un reportaje reproducido por el Drudge Report a informe del panel sobre el calentamiento global como politizado y a la propia idea ambientalismo como un mito metafísico.

Demoledor don Klaus. Personalmente lo que más sospechas me presentó el informe era la afirmación tajante acerca de que “ahora nadie podrá negar el calentamiento global”. Vaya pretensión. Igual al presidente Checo no le importó.

Fuente: Santiago Lozano

8 thoughts on “¿Calentamiento global?: No le parece

  • February 13, 2007 at 5:30 pm
    Permalink

    Los checos (y los eslovacos, y los húngaros, y los polacos, y los alemanes orientales, y muchos más) sufrieron en carne propia el “socialismo real” (el comunismo) y no son fácilmente engrupibles por la “politically correctness”.

    Reply
  • February 14, 2007 at 10:51 am
    Permalink

    Corrijo: political correctness.

    Reply
  • February 14, 2007 at 3:48 pm
    Permalink

    Priemro, la tierra se viene calentando desde el fin de la última galciación, alguien sabe a ciencia cierta porque? …restpuesta nadie…
    Todavia no se entiende como funciona el clima lo unico que hay son modelos matematicos aproximados que tienen errores de predicción del 600%, es mas no se puede predecir con exactitud ni siquiera el clima para el año que viene ¿por que creen que pueden hacerlo para los proximos cien años?, (esta gente habrá hecho la propagación de errores de sus modelos?)
    No hay datos meteorologicos de todo el planeta mas alla de 60 años para atras, es decir los datos introducidos en los modelos son insuficientes para proyectar tendencias.
    Existen evidencias geologicas que el siglo XIV en Groenlandia la temperatura fue mayor que la actual
    EL CO2 producido por el hombre no es ni por mucho el principal aporte a los gases que supuestamente producen el efecto invernadero, la bosta de las vacas de la india o los arrozales chinos poducen mas metano que toda la industria de la tierra.
    Los mismos modelos y cientificos que hoy predicen calentamiento hace 30 años predecían un enfriamiento
    En sintesis todo este malthusianismo ecologico solo pretende enmascarar la pretensión de los envidiosos y resentidos rojos, amantes del caos y la miseria que lo unico que quieren ver es la destrucción de los sistemas de producción capitalista …por eso el blanco siempre es USA (hasta los rojos progres norteamericanos entraron por esa ridicula variante)

    Reply
  • February 14, 2007 at 4:05 pm
    Permalink

    Me voy a permitir una aclaración algo risueña sobre lo que dice Leandro (a quien tengo el gusto de conocer personalmente).

    En realidad la generación de metano de los rumiantes no es por la bosta, sino por los gases intestinales de fermentación.

    Lo que en lenguaje coloquial denominamos “pedos”.

    Le pido a Jose una indulgencia a la censura por lo impropio de la expresión.

    Pablito

    Reply
  • February 14, 2007 at 4:28 pm
    Permalink

    Es una expresión adecuada para que todos hagamos un esfuerzo de contención así no afectamos la capa de ozono.

    Reply
  • February 14, 2007 at 8:07 pm
    Permalink

    El Creador es sabio y conocedor de la naturaleza humana a la que le dió vida.

    por eso hizo que la radiación que emiten los cuerpos sea

    proporcional a la cuarta potencia de su temperatura.

    Eso vale también para la radiación de la tierra al espacio,

    un seguro del Creador contra los abusos del hombre.

    Pablito

    Reply
  • March 12, 2007 at 12:32 am
    Permalink

    Les envío este artículo del periodista estadounidense John Stoessel hablando acerca del calentamiento global, en el canal A&E, dice textual:Los agoreros fundamentalistas ignoran a los científicos que dicen que los efectos del calentamiento global podrían ser benignos. Cuando estaba la universidad, al profesor de ciencias de la atmósfera, John Christy le dijeron que “es seguro que hacia el año 2000, el mundo se morirá de hambre y no tendrá energía”. Esa predicción ha seguido el camino de tantas otras. Pero los ecologistas continúan advirtiéndonos de que afrontamos un desastre medioambiental si no aceptamos el desastre económico llamado Protocolo de Kioto. Los abogados del Natural Resources Defense Council (otro grupo ecologista con más abogados que científicos) explican que “los niveles del mar subirán, inundando las zonas costeras”. Y la nueva película de Al Gore, “Una verdad inconveniente”, representa un futuro en el que las ciudades están sumergidas por los niveles del mar en ascenso. Guau.

    Pero muchos científicos se ríen del pánico. Christy afirma que “las profecías apocalípticas que acapararon titulares en su día han demostrado ser falsas por completo. Los pronunciamientos que hoy en día se proclaman sobre catástrofes inminentes inducidas por el hombre a través del cambio climático suenan muy familiares”.

    Pero los medios no se cansan del Apocalipsis. El Washington Post informaba de que, a causa de la fusión de glaciares y casquetes polares, “¡el final está cerca!”. Pero el deshielo del ártico no elevará los niveles del mar mucho más de lo que el hielo derritiéndose desborda su vaso de bebida. La MSNBC y la BBC publicaron noticias sobre de la inminente calamidad derivada de la fusión de los glaciares de Groenlandia. Al contrario que el hielo del ártico, la fusión de esos glaciares podría elevar los niveles del mar. Pero otros informes observan que el hielo de Groenlandia ha estado engrosándose en el interior de Groenlandia.

    La dramática película del ex vicepresidente muestra grandes bloques de hielo fragmentándose de los glaciares, pero el “desgajo” de icebergs es un proceso normal y natural involucrado en el crecimiento de los glaciares hacia el mar. La película presenta algunos glaciares majestuosos del siglo XIX que han desaparecido hoy por completo, pero no se molesta en mencionar alguno de los glaciares que crecen en Noruega, Nueva Zelanda o incluso Estados Unidos. El Servicio de Bosques de Estados Unidos informa que el Glaciar Hubbard, en el Bosque Nacional de Tongass en Alaska, ha estado avanzando con tanta rapidez que amenaza con convertirse en un importante fiordo.

    Muestra impactantes fotografías a lo largo del tiempo del hielo que desaparece del Monte Kilimanjaro. El hielo de allí ha estado fundiéndose desde hace más de 100 años.

    El clima siempre cambia. “Una verdad inconveniente” explica que todos los científicos serios están de acuerdo en que es una crisis, y que Estados Unidos tiene que reducir de manera inmediata las emisiones de dióxido de carbono según dicta el Protocolo de Kioto que la administración Bush rechaza firmar de manera tan arrogante, ese mismo tratado que la administración Clinton-Gore ni siquiera se molestó en enviar al Senado.

    Pero incluso los defensores de Kioto admiten que si todas las naciones firmasen el acuerdo y lo acataran, ello afectaría a la temperatura global en menos de la décima parte de un grado. Para lograr una reducción significativa de las emisiones, los políticos tendrían que imponer límites serios al transporte privado, al aire acondicionado y a toda la producción industrial. Supongo que el uso “esencial” del automóvil estaría permitido, y los políticos decidirían qué es esencial. Un impuesto sobre las gasolinas de 10 dólares el galón podría ser un comienzo, y Al Gore podría gastarse el dinero del impuesto en los “amigos” científicos a los que cita repetidamente en su película.

    Calmémonos. Las tenebrosas previsiones acerca de olas de calor y sequías se basan en modelos computacionales. Pero los modelos computacionales son vagos a la hora de predecir el clima, a causa de que los efectos de la evaporación del agua y la nubosidad provocan cambios que los ordenadores no predicen. Fueron incapaces de anticipar las cantidades masivas de calor que escaparon de los trópicos a lo largo de los últimos 15 años, forzando a los diseñadores a volver a las mesas de diseño. A mediados de los años setenta, los modelos computacionales nos decían que debíamos prepararnos para un enfriamiento global.

    Los agoreros fundamentalistas ignoran a los científicos que dicen que los efectos del calentamiento global podrían ser benignos. La astrofísico de Harvard Sallie Baliunas afirma que el dióxido de carbono añadido a la atmósfera podría beneficiar realmente al mundo, porque más CO2 ayuda al crecimiento de las plantas. Los inviernos más cálidos podrían dar a los granjeros una temporada de cosechas más larga.

    ¿Por qué no escuchamos nada acerca de esta parte del argumento del calentamiento global?

    “Es el dinero”, afirma la Dr. Baliunas. “Desde 1990, 25.000 millones de dólares en financiación gubernamental se han dedicado a investigar el calentamiento global. Si los científicos y los investigadores aparecieran difundiendo informaciones de que el calentamiento global tiene poco que ver con el hombre, y casi todo que ver con el modo en que funciona el planeta, ya no habría tanto dinero para estudiarlo”.

    Y los políticos tendrían una excusa menos para tomar el control de nuestras vidas.

    Reply

Leave a Reply