Los piqueteros perdieron la punta de la irracionalidad

La política argentina es pionera en todo tipo de idioteces desde hace muchos años. El kakismo vendría a ser el producto perfecto logrado con mucho entrenamiento. Tanto es así que hace un tiempo el fenómeno piquetero y la retirada del estado para controlarlo parecían un asunto muy grave. Hoy por hoy son una nota simpática y de color porque lo más grave ocurre en la Casa Rosada. Los piqueteros vendrían a ser como un descanso de tanta tirria y mala leche.

Ahora están reclamando aguinaldo. Es sensacional porque aguinaldo quiere decir “regalo”. Algo que el peronismo transformó en obligación del empleador y de ahí en más nadie lo tocó. La joda acá es permanente. El regalo ahora es reclamado como complemento de otros regalos por parte de los piquteros pero la verdad es que no podemos decir mucho al respecto. El aguinaldo piquetero tiene tanta justificación y fundamento moral, como el aguinaldo “trabajador”.

Pero como decía, frente al kakismo hablar de los piqueteros parece ya una frivolidad porque hay tanto negociante amigo del poder que obtiene dinero nuestro que reparte el Cesar, tanta pauta distribuida a cambio de silencio o alabanzas que los cortadores de calles resultan ser los más inocentes de todos. Los piqueteros entienden hoy más que nadie cómo funciona el sistema político y actúan en consecuencia.

8 thoughts on “Los piqueteros perdieron la punta de la irracionalidad

  • December 28, 2006 at 11:09 am
    Permalink

    Ya pudren, no existe en ningùn otro

    paìs, lo soporta la sociedad que no

    puede hacer otra cosa.-

    Los partidarios de K, siguen reci-

    biendo sus bondades ($) a expensas

    de un pueblo ausente que espera los

    reyes magos.-

    En el 2.007, aprovecharà la oportu-

    nidad (como Misiones)?, o seguirà

    la chàchara ?

    Reply
  • December 28, 2006 at 6:10 pm
    Permalink

    No estoy de acuerdo en que el Estado se haya retirado en el tema piqueteros. Hay mucha gente que percibe aunque sea un ingreso mínimo de un plan social, y eso se lo debe al Estado que cumple su funcion indelegable de proteger a los débiles (salvo, lógico, a los grupos piqueteros que se van de mambo y ejercen dos tipos de violencia: romper cosas y apoyar al fascista Blumberg ).
    Al que escribió antes, que no se molestó en dejar su nombre, los piquetes “lo pudren”. ¿Habrá sabido alguna vez lo que es el hambre, el llanto de los hijos, el no tener techo para pasar la noche? Difícil.
    Claudia de Flores

    Reply
  • December 28, 2006 at 8:52 pm
    Permalink

    Caí te casualidad y justo cuando me disponía a leerte con atención, observé el link que redirecciona al blog de Carlos Avila. No jodamos. jamás podria respetarte, Benegas. sos impresentable.

    Reply
  • December 28, 2006 at 9:17 pm
    Permalink

    Verdad. jp, lo de Benegas derivando al blog de este impresentable de Csrlos Avila es imperdonable. ¿Qué sabrá ese señor además de fútbol y tv deportiva?

    Reply
  • December 29, 2006 at 11:28 am
    Permalink

    jp, los impresentables y prejuiciosos son vos y el anónimo que te sigue que no saben leer. Jorge Avila no es Carlos Avila, aunque si este último tuviera un blog no veo porque en principio no deberíamos leer sus opiniones.

    Reply
  • December 29, 2006 at 12:03 pm
    Permalink

    Anónimo bis: lo mío era una ironía por haberse equivocado de Avila. Me parece que el que no sabe leer sos vos, viejo. Ya sabía que iba a saltar algún despistado.

    Reply
  • December 29, 2006 at 6:58 pm
    Permalink

    Pucha, me equivoqué, yo quería poner a Carlos Avila. En fin. JP de dónde sacaste que puede interesarme tu respeto?

    Reply
  • January 2, 2007 at 6:59 am
    Permalink

    ¡Me le están cascoteando el rancho, a José!, ya no puede ni gorilear a los piqueteros tranquilo…

    Reply

Leave a Reply