El filósofo Gustavo Sylvestre, que fue al colegio y todo, acaba de decir en TN que “el Estado cree que lo de Río Tercero fue intencional, por lo tanto el Estado se presentará como querellante para sostener esta opinión”.

Alguien en TN podría acercarle a don Sylvestre un manual o apunte de instrucción cívica para que se entere de que el Estado está formado por tres poderes y que fue el Estado por medio del órgano correspondiente (un juez) el que dijo que lo contrario a lo que le interesa al Poder Ejecutivo, el que a su vez tiene prohibido inmiscuirse en asuntos judiciales. De paso podrían enseñarle que esto está así establecido porque hace muchos muchos años que se sabe que para que haya justicia no deben estar rondando los intereses políticos por ahí. Se le cree más (digamos la gente civilizada) a los terceros imparciales que a los iluminados (o estrellados en este caso).

Algo que también podría leer Sylvestre, para que sus énfasis oficialistas no suenen tan ridículos, es la nueva Constitución del 94 que transformó al ministerio público en un órgano extra-poder independiente. Es decir, al Poder Ejecutivo no le cabe opinar siquiera como parte en la causa de Río Tercero. Y si conoce algún abogado, puede que a Sylvestre alguien le diga que el querellante es un acusador particular. No particular en cuanto a que es un aparato, en cuyo caso el gobierno y todos sus amigos entrarían dentro del concepto, sino por oposición a “público”.

Categories:

5 Responses

  1. Insisto con lo de siempre: la enorme mayoría de la población lobotomizada (como dice Leandro), no tiene la menor idea de Constitución, separación de poderes,etc., etc, NI TAMPOCO LE INTERESA EN LO MAS MINIMO. Y forman (o mejor dicho deforman) su “pensamiento” en base a estos gurúes mediáticos.
    Es como dijiste en un post anterior, José, sólo hay diferencias de matices en nuestra casta política dominante, y también en la población. Nadie entiende que el problema es el sistema perverso que padecemos.

  2. Ustedes porque no viven de cerca la ignorancia que se vienen con las nuevas juventudes, es alarmante.

    No saben si tiene más poder una ordenanza o la Constitución.

    Y ni hablar de los supuestos formadores de opinión, que la forman en base a su interés y beneficencia.

  3. Emilio: ojo, los rosarinos nos comemos las eses independientemente de nuestro nivel cultural, así que como siempre generalizar es cuanto menos injusto, aunque en este caso estemos frente a un gigantesco bruto cuya única virtud es ser amigo del régimen. Con respecto al tema principal, ya desde hace un tiempo me he convencido de que la historia de la humanidad es la historia de la lucha del hombre como individuo frente al abuso del poder de los gobernantes de turno. Mucho hemos progresado desde entonces, y an algunas sociedades se ha logrado un gobierno ferreamente limitado por las instituciones. En el mundo en desarrollo, las cosas todavía están muy a medio camino. En nuestro caso tenemos una buena Constitución en términos generales pero un pobrísimo cumplimiento de su articulado.

    Miguel

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: