En su afán por cerrar las estadísticas la política oficial contra los precios genera otras formas de ajuste en calidad o cantidad de lo que se pone a disposición del consumidor.

Por ejemplo: hace dos años me suscribí a la revista Cinemanía del grupo de revistas de La Nación. La gran ventaja que tenía era un descuento del 50% en las entradas del Village Recoleta. Si uno va bastante al cine como en mi caso la revista terminaba saliendo gratis. En ese período el precio de la entrada de cine se multiplicó y el descuento se redujo al 30% sólo para los días de semana. A los que hay que restarle los días miércoles porque los beneficios no se pueden acumular. Es decir, en un año pasaron de descontar el 50% de la entrada de cualquier día a sólo un 30% los lunes, martes y jueves.

Pero la reducción no está solo en eso. En los últimos tres meses la revista ni siquiera llegó. La primera vez hice el reclamo y me la mandaron diez días después, pero la segunda y la tercera vez, por más reclamos que hice no llegó nunca. ¿Problemas en el correo o política de “reducción de costos”. Lindezas del nuevo país en serio.

Categories:

4 Responses

  1. José, Honestamente no entiendo bien. Por un lado leo los titulares de los diarios de Argentina y está todo pipí cucú, mejor que nunca, fantástico tropical. Record de ventas por Navidad, record de producción, record de recaudación, cae el desempleo, cae la pobreza y la indigencia, cae el riesgo país, etc. Una maravilla. Pareciera que la Argentina ha descubierto un atajo para el desarrollo.

    Por otro lado, creo que no hace falta explicar que si el camino al desarrollo pasara por la destrucción institucional, las devaluaciones masivas, el incumplimiento de los compromisos internacionales, la ruptura de todos los contratos de la economía y los controles de precios la Argentina hace décadas que sería Suiza.

    Me gustaría saber cuál es tu punto de vista. ¿Realmente hay tanta gente convencida de que esta vez va a salir bien?

    Ojo, en una de esas la pegamos y hay que reescribir todos los libros de teoría económica.

  2. No hay mucho que reescribir Luis. Crece hasta Haití. Todo el mundo crece y nosotros habieno pasado un colapso, no teniendo el peso de las deudas de la abuela, tenemos números optimos. Entra plata a lo loco por las exportaciones que alcanzan para mantener la idiotez política mayúscula actual, para hacer crecer todo y para pagar el optimismo que lees en los diarios. Si te ganás el loto y le pegás a tu mujer, no podrías explicar tu prosperidad por éste crimen. Los kakistas sin embargo razonan así.

  3. José, Me llama mucho la atención. Puedo entender que los que tienen menos de 30 años no se acuerden, pero a los más grandecitos no se la tienen que contar. La vivimos en carne propia. No hace falta un PhD en economía, ser experto internacional o disponer de algún modelo en computadora para saber cómo termina todo esto. Creo que con tomarse el trabajo de revisar los archivos de cualquier diario de esa época te enteras de cuál fue el final de los experimentos de este tipo en los 70 y los 80.

    Yo creo que todo esto está mucho más relacionado a lo emocional que a lo racional. Nos encanta todo esto, y estamos convencidos de que esta vez no puede salir mal.

  4. La gente es muchisimas veces ingenua,SINO COMO LE CREERIA A ESTOS RECONTRACHANTAS K Y SU SEQUITO que esta todo bien .-
    El unico atajo y camino al desarrollo es el que todos sabemos
    Rep a la ley, libre mercado , etc etc .-
    Louis desde Quebec, vas a ver el año que viene la bombita inflacionaria , explotando , ojala esta gente gane las elecciones ASI LES EXPLOTA A ELLOS EN LAS MANOS .-
    saludos

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: