Para conocer la metodología periodística local basta leer como titula Clarín la crónica sobre la entrevista al juez de la causa de Río Tercero Diego Estevez (cuyo audio puede encontrarse ahí). Así es la información con la que este verdadero “ministerio de la verdad paralelo” maneja con suma facilidad a la opinión pública.

Todo lector desprevenido arranca con la premisa de que van a oir a un “juez polémico”. Sembrado el prejuicio la señora Magdalena Ruiz Guiñazú, prestigiada en el generoso ambiente premiador local, pretende desde el vamos encontrar la forma de descalificar al juez. No tiene interés periodístico en saber qué motivos puede haber para pensar que no existen fundamentos para sostener la tesis del atentado en la fábrica militar. Ni el más mínimo resquicio de curiosidad en su forma de abordar al entrevistado, ella es parte de una batalla del bien representado por el antinoventismo, contra el mal, representado por los obstáculos a su grupo de pertenencia.

“Qué casualidad”, “qué curioso”, “me llama la atención”. Esta forma “esmeriladora” de preguntar, sin arriesgar siquiera una posición antagónica a la del entrevistado, sino minando la confianza de los que escuchan. Luego el remate, si atender a los razonamientos que se exponen a sus inquisiciones cancheritas, la burla. Vueltas y más vueltas sobre el asunto hasta que se encuentra la forma de conectar con el público en su ignorancia para reirse del interlocutor y dar por terminada la batalla llamada con generosidad reportaje. Desde esa tranquilidad que le da haber encontrado algo que entiende, su acompañante encuentra motivos para reir después de que un juez contesta la diferencia entre buscar en Google la fórmula del TNT o fundamentos para una sentencia.

La señora imbatible. El juez se gasta en explicarle que da lo mismo encontrar la letra del himno nacional en un manual de primer grado que en la enciclopedia británica, y su respuesta es el efectismo demagógico: “Pero esto ha costado vidas” con el consiguiente tono entre dramático y enojado que dejará sentado ante el club de la corrección política que ella pertenece y les es fiel a morir. Entonces, nada más que con este recurso, parece que no da lo mismo ya encontrar la letra del himno nacional en cualquier fuente.

Digo yo, señora ¿tiene usted alguna objeción a la fórmula del TNT contenida en la sentencia? Porque si no la tiene su cuestionamiento es por completo abstracto. No pretendo que entienda qué quiere decir esto, por eso si fuera dueño del medio en el que trabaja, jamás le permitiría hacer una entrevista así ni estaría en mi programación.

Estos son los monos sabios que se llevan todas las medallas de la corporación por su posición y no por su valor como tales. Sin embargo, su posición ideológica no importa para reprobarlos, como no debería importar para aprobarlos. El problema es la actitud de dar por ciertos los hechos que confirmen sus creencias y por falsos los que las desmientan, en nombre del periodismo, y a modo de dogma cuya transgresión merece la guillotina. Tal cosa es propia de gente que no quiere saber la verdad.

Pero ahí está la señora con todas sus puertas abiertas para exhibir la nada en nombre de la inteligencia y así formar futuras generaciones en el juego de la calificación y la descalificación como reemplazo a la averiguación. Generaciones que entienden que no tienen que entender nada de nada, sino notificarse de dónde y con quienes deben jugar.

Categories:

12 Responses

  1. La petulancia, la ignorancia y la mala fe de la Sra. Ruíz Guiñazú y el lacayo que la asiste en su tarea de ejecutar a cuanta persona tenga opiniones no concordantes con el pensamiento único es repugnante. Excelente tarea, José, la de desenmascarar al periodismo venal de la “gran prensa” argentina.

  2. No se para que lo llama, si ella ya sabe todo. Y si piensan distinto “ah, pero aca hubo muertos”. Lo llaman para delirarlo. Y para eso, qué mejor que tener como columnistas a Tenembaum y SLotovizawgda.

  3. Sra. es un termino generoso para este individuo. Justamente “aca hubo muertos” pro consiguiente ella deberia tratar el tema con la seriedad que le corresponde y no con la actitud de portena ignorante que utiliza como si se tratara de un simple debate de opiniones sobre una obra de teatro en la calle corrientes.

    Pero bueno, ella hace su trabajo, no pensar y repetir lo que le explican para despues pasar el weekend en la quinta con amigos jactandose de su “habilidad”

    VERGUENZA !!!
    Pedro

  4. Esta excecrable hipocrita (procesista y luchadora de los DDHH) solo puede trabajar en paskines de adocrinamiento como klarin..¿verdad? ,¿informaciòn?, ¿sabiduria? ..palabras vacuas en el cerebro de esta atorranta…
    suerte que al menos alguien se anima a desenmascararla

  5. lo que esta tilinga pretende es la justicia por consenso y no por pruebas, lo mismo sucede con las papeleras, la ciencia por consenso y no por hechos objetivos y verificables de acuerdo al método científico (el mismo que deberìan utilizar para probar un hecho)..pero no esto fue un atentado por que la mayoria dice (o quiere creer) que es así

  6. El ministro del Interior, Aníbal Fernández, criticó al conjuez Diego Estevez y confió en que la Justicia cordobesa lo suspenderá por su polémico fallo. “Si fuera profesor del juez lo sacaría a patadas”,
    dijo en Infobarro.

  7. Guillermo: Nunca mas cierto que en estas épocas eso que decis.
    Por eso es mas importante el marketing para comprender y accionar sobre la realidad que la ciencia.
    Ya no somos los herederos de las luces. Cualquier intento por entender es resistencia, pura y dura.

  8. José, brillante como siempre. Ceeo que la mitad de los problemas argentos son fabricados por la prensa canalla. Y entiendo del tema. La “gallina” tendría que quedarse en el gallinero, indemnizando a las gallinas.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: