Imagino un país en el que agricultores dedicados a la soja, por ejemplo, festejan años de ingresos extraordinarios y que veranean tranquilos, sin importarles la naturaleza y comportamiento del gobierno que se ha asociado a su prosperidad. Ellos no hacen nada más que disfrutar y hacer gestos cuando alguien se les acerca con mala onda a decirles lo que está pasando ¡Enjoy! contestan.

Imagino a ese país siguiendo la inercia de sus propias acciones políticas. Alimentando amor revolucionario como moneda de cambio para poder afanar cada vez más. Y los agricultores que no están para escuchar malas noticias, siguen contestando: ¡Enjoy!

Entonces un día en el gobierno de ese país hay tantos que creen que el amor revolucionario es real y que los números dan tan bien, que es un buen momento para hacer algo un poco más jugado. Entonces los alarmistas le contestan a los agricultores: ¡Enjoy!

Categories:

4 Responses

  1. Sebastian, te corrijo , ya tienen todo …o acaso no son ellos los que deciden cuanto de tu riqueza vos podes llevarte a tu casa??? no quitan y ponen impuestos a su antojo y placer??? no prohiben o permiten exportar según les venga en gana??? no te dicen que , a quien y a cuanto tenes que comprar lo que necesitas/querés????…pero como dice Jose …cuando vayan por ellos gritémosles todos al unísono ¡¡¡¡ We are enjoying now !!!!!!

Leave a Reply to Anonymous Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: