Me acuerdo de aquellos días de delirio político sobre finales del 2001, cuando de la Rúa pasó de ser el presidente de los medios al bobo más grande de la historia. Las puebladas se dirigían a protestar a distintos puntos de la ciudad indignadas porque sus ahorros habían sido confiscados

¿El pueblo es santo y sabio no? Uno de esos puntos era el Palacio de Justicia. Los Verbitsky, devenidos en gurúes de la santidad cívica desde la participación en bandas terroristas, habían vendido mucho tiempo que los miembros de la Corte eran los peores bribones porque no aprobaban sus renovadores criterios jurídicos, el gobierno revolucionario del señor Duhalde los atacaba porque necesitaba convalidar la hiperdevaluación y la pesificación asimétrica, algo que parece que no cuajaba en los planes de los “supremos”, los siempre despiertos expertos de ong (que después terminaron vendidos al despotismo kakista) los atacaban en nombre de la “calidad institucional”.

Nadie leía la Constitución dónde decía que sus cargos eran vitalicios mientras dure su buena conducta. “Buena conducta” además era sinónimo de conducta acorde al nuevo poder (por algo la principal “acusación” era tener simpatía por el “viejo poder”, algo que a la Constitución no le importaría, pero andá a explicarseló a los semi-analfabetos).

Pero quiero quedarme con los caceroleros protestando frente al Palacio de Justicia, porque todos los demás tenían algo que ganar. Algo no, mucho, y hablo de efectivo. La revolución que compraron (salvo Nito Artaza debo decir, que la vio venir) del tipo de populismo por el que siempre apuestan, aún cuando les tocan el bolsillo, termina así y así. ¡Congrats!

Eso si, no hay más “menemistas” que es lo único importante.

El país kakista es el resultado de ese proceso. La multiplicación de grupos que optan por capturar la decisión política en favor de sus intereses por cualquier medio y contra los derechos de todos o algunos que no se avivan o no protestan. El árbitro repartiendo el bacalao mal habido, apoyado por esas bandas y aplaudido por sus propias víctimas en nombre del Che Guevara. Empresarios reemplazados por Shindlers. Pero Shindlers que entregan a todo el mundo. Eso si, repito, no hay “menemistas” que es lo único importante.

Nunca un país totalmente inmoral ha terminado bien. Aunque hay que considerar que nosotros siempre somos los más vivos de todos.

Categories:

3 Responses

  1. Es que la decadencia de los argentinos es terrible no solamente desde el punto de vista economico tambien mental , las clases bajas estan mas bajas que nunca y la media tiene una mediocridad y una confusion mental terrible .Todo lo que vemos a diario es parte de esa decadencia y creo que va para varias generaciones y mas teniendo en cuenta la educacion que estan recibiendo los chicos en las escuelas hoy en dia .

    Emilio

  2. Emilio:
    La decadencia se da en todas las clases, no sólo en las bajas y en las medias. Los banqueros que hacían “lobby” por la pesificación, que alentaban los embates de Duhalde y luego de K contra la Corte “menemista”; los industriales que propugnaban la devaluación -sumada a la pesificación de sus deudas- los grandes sojeros que aplauden o aplaudían al gobierno porque hacen o hacían guita; la próspera pareja gobernante, no son económicamente “clase media” ni “clase baja”, y por su situación económica y presunto nivel cultural, son más culpables que las clases que criticas.

  3. Sr Anomymous.
    Es verdad que la decadencia se da en todas las clases lo que sucede es que la gran masa poblacional esta formada por las clases bajas y las medias y esas son las clases que me parecen mas han decaido estos ultimos 30 años y eso arrastra a la Argentina .
    Estoy convencido que las conductas de las clases dirigentes son un reflejo de la sociedad . Ellos hacen en gran escala lo que hacen a diario pero en forma mas limitada gran parte de los argentinos ( coimear , no respetar las leyes , ser prepotentes y arrogantes , creerse los mejores y la ultima gota de agua en el desierto etc ) .Mientras no cambie la forma de ser argentina no creo que haya esperanzas de parar esa decadencia pues los gobernantes no son diferentes al argentino medio .
    Yo creo que una de las grandes causas de esta situacion decadente esta en la educacion .En estos ultimos años la escuela argentina en todos los niveles ha tenido una caida en picada impresionante y a eso se le agrega la television con su nivel pobrisimo mas la demagogia de los gobiernos de turno ,el tema droga mas los lamentables idolos populares que tenemos etc con todo eso tenemos un cocktail explosivo y un futuro aun mas negro que el presente .

    Emilio

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: