Si alguien pregunta quién está en el negocio de hacer adelgazar en la Argentina lo más probable es que se mencione a Alberto Cormillot. Tiene la clínica, toda una línea de comidas, los centros de auto ayuda, las cirugías, el centro de investigación, las viandas que se reparten a domicilio. Un negocio muy bien montado, hasta ahí está muy bien.

Pero Cormillot parece haber aprendido las condiciones en que se hacen negocios en la Argentina: obligando a alguien a pagarte algo: usuario, contribuyente, cliente, empresa. Se toca la puerta del poder, se le explica el currito, se lo tiñe de altruismo y la gente entra como por un tubo para apoyar la iniciativa. Si es contra empresas, mejor, la extorsión moral funciona a la perfección y bajo su cobertura se puede afanar cualquier cifra.

Si no es la intención del señor Cormillot al proponer la ley de la obesidad, se parece bastante. Es decir, busca en nombre del derecho a la flacura, la victimización de los gordos y la demonización de las empresas de medicina prepaga, obligarlos a cubrir el tratamiento de la obesidad del que él es el principal prestador. Por un lado le dice a los gordos que todo depende de ellos y luego los medicaliza para enchufarle el pago a otro. Pequeña contradicción.

¿Gratis? No, por supuesto que no. Lo pagarán los clientes de las empresas de medicina prepaga que afrontarán el incremento de las cuotas para que cierre el negocio de cubrir las consecuencias de hábitos ajenos. El negocio se completa con la ignorancia y/o complicidad mediática que promueve la ley contra la obesidad como si se tratara de la obligación del estado de darnos una figurita a medida. Y la gente, claro, es bondadosa y ha pasado por el colegio. ¿Cómo iban a ser tan malos de ponerse en contra de una ley que nos haga flacos?

¿Quién se va a oponer a esto en el Congreso? Nadie, of course.

Entonces opto por agregarle a la ley de Cormillot un articulito simple:

Artículo: Los prestadores de servicios para adelgazar, clínicas de adelgacamiento, proveedores de alimentos de bajas calorías, cursos y grupos de autoayuda, deberán brindar la mitad de sus servicios, bienes o servicios de manera gratuita. La otra mitad tendrá un precio relacionado con la capacidad de pago del paciente obeso (definido tan maravillosamente en esta ley), de modo de no afectar significativamente su presupuesto. La autoridad de aplicación fiscalizará el cumplimiento del presente artículo. Cada centro, clínica de adelgazamiento, o proveedor de bienes o servicios definidos en este artículo, será monitoreado por una delegación del ministerio de salud para el cumplimiento de todo lo aquí determinado. La obligación impuesta a la medicina prepaga y obras sociales, estará supeditada a la no existencia de centros Cormillot en la ciudad o pueblo de su domicilio.

Categories:

21 Responses

  1. A este paso para las elecciones del 2007 va a haber una ley por cada persona que haya en el pais !! leyes a medida para decir que solucionan los problemas de cada uno !! si esto no es demagogia ..

    Emilio

  2. aver mas alla de la burla…

    hace tiempo escuche de una ley para que las prepagas cubran el cinturon gástrico (creo que asi se llama, lo que le pusieron al diego y que a la tota santillan le salio como el culo, tambien en el 13)
    lo que tiene sentido, el cinturon gástrico se usa en caso muy extremos, cuando hay peligro de muerte inminente..
    esa ley ya se sanciono? imagino que si

    ahora, esto, va mas alla de un caso de una enfermedad aguda? es una cruzada contra la obesidad o nosotros estamos paranóicos…
    se dan cuenta, es una declaración de principios, una campaña lavacerebros que seguro se extenderá a la escuela primaria (!)

  3. Muy Buen Articulo Jose, aunque creo que en algunos casos va a ser favorable. Setia necio negar que se va a lucrar y que el incentivo es netamente economico para los que llevan adelante esta iniciativa… aunque creo que hay muchas personas que necesitan esto y justamente lo necesitan porque el sistema los obliga indirectamente marginandolos o bien, es y sabido, porque la obesidad conlleva peligro de muerte.
    Muy buen Blog! me vas a tener seguido por aca… es bueno que personas se interesen en dar su opinion sobre temas como el que tratas en este post.

    Saludos.

  4. Ni idea tenía, hasta que leí tu post, de cuánto Cormillot Inc. ha crecido en estas últimas dos décadas.

    Donde vivo la gordura es un verdadero problema, aun así, una “ley de la obesidad” sería considerada discriminatoria. Me puedo imaginar a los medios desatando olas de histeria colectiva… Por estos lares los gordos se dedican a hacerle juicio a las compañías aereas.

    Saludos, José.

    Erika

  5. Y para cuando la ley contra los flacos????? Acaso en Brasil no murieron 2 modelos por anorexia???? Cuando se van aocupar de eso??????
    Ya se ocuparon de los menues “light”….
    Claro, el libre albedrio de cada uno no importa. Si un doctor, basado en sus pergaminos lo dice, los abogados del congreso lo hacen.
    Y la responsabildad individual? Bien gracias. Eso es una entelequia burguesa.
    Al ser humano hay que obligarlo a ser feliz.
    Saludos desde Beijing, Guillermo

  6. Gullermo paso a paso…lo que no me cierran son los impulsos contradictorios…adelgazamiento compulsivo y ropa de talles grandes obligatoria para gordos…es como el tabaco, subisdios a los productores y despues gastamos un monton de guita para desalentar el consumo…
    Supongo que de esta ley estaran excluidos los luchadores de sumo, además propongo una ley de engorde obligatorio para los chicos desnutridos de Tucuman (se acuerdan de Alperovich con Chiche tratando de eliminar el hambre en el norte???)…
    Podemos establecer tambien reintegros de as prepagas para cuotas en gimnasios, compras de bicicletas, zapataillas y remeras , esos reintegros los podemos financiar con un impuesto al colesterol 20% a las parrillas, 50% a McDonnals (que escuhe que se va de Argentina) pero eximiriamos a los dulces de Arcor que son amigos del gobierno y combaten el capitalismo neoliberal noventista…

    Digo yo por que no se dejan de joder con la vida privada de la gente???????

  7. ahhh me olvidaba del impuesto a la pizza ….. todo sea por ARF (Argetnina Republica de Flacos)…y a proposito la gorda Carrio se someterá a régimen????

  8. José, vivo en New England, USA.

    Si lo que escuchó Leandro llega a ser verdad, creo que vuelvo a Argentina! Debe ser el único país que consigue sacarse de encima a McDonalds. Felicitaciones. Alguien me dijo hace un tiempo que Sam’s (la misma compañía que WalMart) también fracasó ahí. Es verdad?

    Erika

  9. Con lo que están haciendo en Liniers y estas leyes idiotas, los domingos nos vamos a quedar sin asado (ya nos estamos quedando sin futbol, por otras inutilidades y corruptelas).
    La próxima que vaya a votar a un legislador chequearé sus antecedentes y me voy a asegurar que sea bien ñoqui, con tal que no vaya al recinto a proponer leyes imbéciles.

  10. Erika, si McDonald´s no te gusta, con no ir es suficiente, ¿Cuál es tu problema? Te aclaro que no soy un habitué de ese lugar. Estás del tomate si te querés volver, esto es la ley de la selva.

  11. El dueño del gimnasio al que concurro ya tenía desde hace un tiempo un convenio con el Hospital Italiano por el cual les hacía descuento a los socios de la prepaga… No se como convenció a los directivos del Hospital de que si la gente iba más al gimnasio iban a gastar menos en remedios… La cuestión es que lo hizo sin necesidad de ninguna ley idiota, por la “sola consideración que hace cada uno de su propio interés”.

    Pero claro, ahora le voy a recomendar que vaya a hacer lobby al Congreso, para que salga una ley obligando a la gente a ir al gimnasio, y que le paguen la cuota de las retenciones a las exportaciones…

    Seguro que se llena de guita y lo vendemos como una medida solidaria que contribuye a la salud pública.

  12. Mi nombre es patricia. No estoy de acuerdo con que el Estado y las Obras sociales quieran socializar la adicción de todos los que no pueden parar de consumir o de inducir a sus hijos a que lo hagan (es una forma de cuasi-abandono). La “globesidad” es una verdadera metáfora de la derrota de gran parte de la humanidad que consume indiscriminadamente y en forma absolutamente irresponsable y egoìsta. No se sale de esto sin un cambio de conciencia global. Claro aue hay una parte que no puede ni acceder a los -baratos para muchos-, hidratos de carbono. Las guardias de los hospitales están llenos de niños (todos flaquísimos) que morirían de efermedades evitables sino fueran ellos la prioridad.

  13. Me parece que una cosa no tiene nada que ver con la otra.

    lee un poco y te vas a dar cuenta que la obecidad es una enfermedad.

    Es lo mismo que decir por que yo Tengo que pagar por un tipo que no usa el casco o que no usa el cituron de seguridad , cuando va al hospital que hago no lo atiendo ???
    le digo vos tenes un mal habito de no usarlo morite no te atiendo ,. O lo atendes y despues le decis …?

    bueno es lo mismo

    • Richard, el dilema que planteas lo solucionan con la prohibición de andar en moto sin casco, no considerando que es una enfermedad andar sin casco. El equivalente en este caso sería el de prohibir comer mucho, pero la ley de obesidad obliga a gente que no tiene nada que ver a hacerse cargo del problema, inclusive cuando HAY hospitales.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: