Jorge Coscia fue director del plan trabajar para la farándula llamado INCAA. El INCAA es como un pequeño Yacyretá, en ese sentido llamarlo plan trabajar podría ser subestimarlo, pero cumple el papel del clientelismo para la llamada “cultura”, un establishment que ama vivir del estado y nos hace pagar desvaríos horribles, muchos de los cuales nunca serán estrenados (por suerte en el fondo)

De ahí, este director de cine enamorado de la política saltó a una banca de diputado. Diputado como los de ahora, que no controlan al gobierno ni tienen interés de considerarse miembros de un poder independiente, sino que son sus servidores y adulones.

Hoy nos instruye en Clarín desde su sabiduría cinematográfica sobre lo malo que era el señor Prebisch, muchas de cuyas líneas este gobierno que el adora tomó como dogma, para intentar probar que si en el 55 aquél economista decía que había una gran crisis energética pero en realidad no era tan cierto (según Coscia), de eso se sigue que ahora que muchos, sobre todo los que tienen cortes y son obligados a racionar la energía en la industria, que dicen que hay crisis energética están mintiendo para perjudicar al gobierno. ¿Complicado no?

Coscia haría bien en revisar sus silogismos y entender que representar a la gente en el Congreso no es ficción.

Categories:

One response

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: