Tanto el sistema de obras sociales, un coto de caza otorogado a los sindicatos para que puedan afanar con nuestra salud, como el de hospitales públicos se su pone que están para cuidar la salud de la población, porque los privados son malos y sólo piensan en ellos. Así fueron educadas varias generaciones de argentinos.

Pero resulta que hay gente que no se da cuenta de cuanto mejor es el estado y cuando puede elegir se pasa al sector privado, a pesar de los privilegios que tiene el sector público. Pero el estado es tan pero tan bueno que también se ocupará de corregir este error. La salud que importa en definitiva, es la de la mafia sindical.

Categories:

No responses yet

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: