Como había comentado en un post anterior, la nueva versión del “progreso de la historia” de la izquierda latinoamericana, incluídos los nuestros, ya no conduce al “eden comunista” sino a una etapa posterior que es la teocracia. En realidad la “ciencia marxista” no funcionó nunca como predijeron. Decían que el capitalismo conduciría a la rebelión del proletariado, pero el comunismo siempre que triunfó lo hizo desde un sistema cuasi feudal. De la edad media al comunismo y del comunismo de nuevo a la edad media. Así nos hacen “progresar”. Esto no es ni mucho menos una mera ironía, por más que los neomarxistas causen cierta risa.

La alianza de Hugo Chávez, un bandolero que ha descubierto que el disfraz izquierdista sirve para cualquier mala causa, con la teocracia islámica de Irán y el extremismo islámico en general y a su vez el propio vuelco argentino a las faldas de Chávez nos llevan irremediablemente a ser miembros plenos de ese club, mientras la “primera ciudadana” se pasea por Caracas repitiendo frases hechas. El extremismo islámico es mucho más peligroso que los ladrones del vecindario que la juegan de setentistas y constituyen un proyecto de poder mucho más convencido que el de los herederos del colapso comunista.

Paulo aportó en un comentario al post anterior algunos links de páginas que muestran intensiones graves y el desembarco en la zona. Un mensaje inclusive habla de la colocación de un artefacto explosivo. Al ser anónimas no puede saberse si son reales o producto de operaciones de contra inteligencia, o el desvarío de algún delirante. Importa poco, porque en todo caso prueban que el problema está rondándonos y que la izquierda latinoamericana tiene todavía mucho más daño para hacer, mientras la derecha se debate entre diferenciarse de la década del noventa o explicar que carece de aspiraciones de poder.

Categories:

No responses yet

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: