Hace apenas 24 horas que conozco esta provincia y estoy impresionado. Se suele hacer identificar lo “natural” con lo mejor, pero siempre pensé que el artificio, lo humano, es lo más admirable.

En Mendoza llueve menos que en el desierto del Sahara, sin embargo su producción, los vinos que la han hecho famosa en todo el mundo, tiene lugar en cuatro “oasis” artificiales, producto del riego y el trabajo del hombre.

Categories:

3 Responses

  1. Es cierto, deberían defender el desierto. En realidad lo han hecho siempre los muchachos de pis verde.

Leave a Reply to Jose Benegas Cancel reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: