Michael Moore, el director cinematográfico venerado por los progres unidos del mundo, por sus bobas obras documentales de “protesta”, acaba se ser demandado por la cifra de 85 millones de dólares por uno de los que sin quererlo terminó siendo protagonista de la película Fahrenheit 9/11, por haber editado de tal forma sus palabras que lo hace aparecer como opuesto a la guerra en Irak, cuando esa no fue nunca su posición.

Se trata del veterano de guerra Peter Damon de 33 años, quién perdió ambos brazos cuando el helicóptero Black Hawk al que estaba atendiendo en tierra explotó en Irak. De acuerdo a la demanda de Damon, Moore tomó caprichosamente partes de una entrevista que le dio a la cadena NBC en la que se quejaba del tipo de dolores que padecía por las lesiones sufridas, haciéndolo aparecer como si estuviera protestando por el esfuerzo de guerra llevado a cabo por el gobierno norteamericano.

Al costo que le significó la guerra, Damon se agravia del daño moral y psicológico sufrido por hacerlo aparecer en una posición que considera vergonzosa.

El caso de Damon no es más que una de las tantas falacias encontradas en la producción del señor Moore.

La historia fue recogida del sitio www.liberalismo.org

Categories:

One response

  1. Es impresionante la industria del juicio en EEUU. Con razón tienen tantos abogados. Muchos o pocos abogados, los honorarios que deben quedar de una indemnización de 85 palos deben ser mas que jugosos. Nunca más trabajar en la vida. Ni con una sucesión.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: