No será bonito como la reina del carnaval de Gualeguaychú, pero también sabe cómo dar que hablar en Viena. A nuestro presidente se le ocurrió lanzar una frase célebre “Sudamérica es acreedora ambiental del mundo industrializado”. Ingeniosa, quién se la habrá escrito. Después acusó Kirchner a los países europeos de evitar el cumplimiento de sus propias normas ambientales, instalando papeleras de gran envergadura en América Latina.

En fin, es hora de repetir nuestra adivinanza anterior. Kirchner leyó su discurso ¿en qué material?

Esta vez no hay multiple choice, pero recordemos que, a un costo de casi 500 mil dólares la comitiva oficial se desplazó en un inustrializado Boing 747 alquilado a Aerolíneas Argentinas, que el presidente habló utilizando un industrializado micrófono, que se traslada en automóviles a explosión. En fin, la lista sería interminable, de ahí nuestro título: “Sudamérica es DEUDORA industrial de los países desarrollados”. Le debe al mundo industrializado todas sus comodidades. Consume todos esos productos contaminantes y su subsistenicia depende, como la del resto del mundo, de ese desarrollo ajeno. También es deudora incumplidora de dinero producido con esas y otras industrias que le preocupan hoy al presidente argentino.

El presidente es otro verde, pero no tanto. Ni hablé de la contaminación sudamericana que nada tiene que ver con un desarrollo que no existe, ese es otro tema que no vale mencionar porque la coherencia no es un valor en la Argentina.

Categories:

No responses yet

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: